El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, participó en la ceremonia tradicional de perdonar un pavo, por el Día de Acción de Gracias, aunque evitó hablar de Joe Biden y el inicio del proceso de transición gubernamental.

El mandatario celebró el tradicional perdón a los pavos, marcando su segunda aparición pública desde que la Administración de Servicios Generales dijo a Joe Biden que ya está lista para empezar el proceso formal de transición.

Los pavos perdonados se llaman “Corn” y “Cob”. El mandatario evitó preguntas lanzadas por los reporteros sobre el evento pertinente a las elecciones presidenciales del 3 de noviembre y la sucesión de gobierno, que marcaría este como su último perdón de pavos.

La transición comenzó formalmente ayer luego de una carta enviada por la titular de la GSA, Emily Murphy, a Joe Biden, candidato demócrata a la presidencia de Estados Unidos. Con esto se soltaron fondos gubernamentales para el acercamiento entre los funcionarios de Biden con los de Donald Trump.

El actual presidente reconoció que el proceso inició por presiones políticas contra Emily Murphy, pero aclaró que no concederá la elección y seguirá su proceso legal para revertir los resultados de los comicios.

Esto pese a que estados como Michigan están dando sus victorias legales, tras conteos, a Joe Biden. Este martes se espera que Pensilvania y Nevada certifiquen sus resultados a favor del demócrata.

Esto coincide con las proyecciones de New York Times y AP, que desde el sábado 7 de noviembre proyectaron la victoria de joe Biden, con una ventaja considerable en votos electorales frente a Donald Trump.

El republicano acusó desde el inicio de los comicios que hubo fraude y se dijo ganador de los “votos legales”, aunque Joe Biden ha sido el candidato más votado en la historia de los Estados Unidos.