Luego de la polémica decisión del gobierno de Dinamarca de sacrificar a millones de visones contagiados con coronavirus, se ha reportado que los cadáveres han comenzado a salir a la superficie.

De acuerdo a los medios locales, los cuerpos de los visones sacrificados en la región de West Jutland, Dinamarca, han comenzado a salir de sus tumbas como consecuencia de la acumulación de gasesen sus cuerpos ante la descomposición de los mismos por lo que han iniciado labores para volver a enterrarlos.

Pese a que las autoridades han afirmado que no existe ningún riesgo de contagio por esta situación, las reacciones en las redes sociales no se han hecho esperar ante la difusión de las impactantes imágenes de los visones saliendo de la tierra, lo cual ha hecho que muchos califiquen esto como algún tipo de “ataque zombie”.

El problema según indican las autoridades danesas fue la poca profundidad con la que se cavaron los pozos para depositar los cientos de cuerpos de visones, ya que algunos de ellos solo tenían un metro de profundidad aunado al suelo arenoso de Jutland, hecho que les ayudó a llenarse de gases y a salir más rápidamente hacía la superficie .

El sacrificio de los visones

Para evitar que esta situación vuelva a ocurrir, los expertos han asegurado que se les ha agregado más tierra a los pozos en donde yacen más de 17 millones de visones sacrificados que fueron, en su mayoría, reproducidos en granjas especializadas en el comercio de piel.

La decisión del gobierno de Dinamarca de sacrificar a los visones se dio luego de que se encontrara un grupo de visones contagiado por Covid-19, hecho que hizo que el virus mutara e infectara a los humanos de vuelta con una nueva cepa de acuerdo a los científicos.

Este hecho podía bajar la efectividad de las vacunas que se estaban desarrollando hasta el punto de convertirlas en inútiles por lo que se tomó la decisión de sacrificarlos no sin antes pagar a los agricultores por cada animal que matarán mas una bonificación extra.

Sin embargo, las críticas a nivel internacional no se han hecho esperar por parte de grupos animalistas, aunado al descuido en el transporte de los cadáveres y a las quejas de los locatarios por el olor derivado de la descomposición de los cuerpos.

Pese a las críticas que Dinamarca ha tenido que cargar respecto al sacrificio masivo de visones, no se han reportado nuevos casos de coronavirus por la nueva mutación detectada desde el pasado 15 de septiembre.