De no obtener el presupuesto requerido para el próximo año, el Tribunal Superior de Justicia colapsaría así lo dijo Pedro Cisneros Santillán.

El Consejero del TSJ participó en la mesa de trabajo de la Comisión de Presupuesto de la actual legislatura para convencer y justificar los 2 mil 548 millones de pesos que solicitaron para ejercerlo en el 2021.

Ante los diputados señalo que el recurso ya está comprometido pues necesitan darle cumplimiento de las cuotas patronales que aumentaron al entrar en vigor la nueva Ley de ISSSTELEÓN, la reapertura de salas unitarias, la operatividad de ocho juzgados de Primera Instancia y la entrada en funciones de nuevos magistrados, pero que también han decidido suspender contratación alguna.

“Requerimos de 364 millones de pesos más para cubrir las seis vacantes de magistrados, concretar la reapertura de salas unitarias y la operatividad para cumplir con sus obligaciones de transparencia”.

“Más que hablar de necesidades es hablar de necesidades apremiantes para que el Poder Judicial siga operando en condiciones óptimas, porque si de alguna forma nosotros no contáramos con el presupuesto que se está solicitando va a llegar el punto en que posiblemente podamos colapsar y que el sistema de justicia en Nuevo León pueda tener índices de rezago y no una respuesta eficiente”.

“A diferencia de otros años en donde nuestra propuesta de presupuesto había proyecciones de crecimiento, nuevas plazas e innovación en el Poder Judicial del Estado frente a otros poderes judiciales”,dijo.