Sobre una posible alianza entre los partidos PRI y PAN en el país y en Baja California, el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, celebró que «no haya hipocresía».

«Se están quitando las máscaras los que engañaban que eran distintos y se están uniendo», dijo el mandatario el sábado pasado. «Qué bien que esto esté pasando, que no haya simulación, que no haya hipocresía«, agregó.

Durante su segundo día de gira por los seis municipios de Baja California, en Ensenada, AMLO indicó que, vía periódicos y redes sociales, supo sobre esta alianza.

«Imagínense eso, realmente estamos viviendo un momento estelar en la historia de nuestro país», señaló. «Ahora hay muchos cambios en estos tiempos que nos tocó vivir, tiempos interesantes», añadió.

Sin embargo, advirtió, «no vamos a permitir fácilmente retrocesos, no queremos que regrese el régimen de corrupción, de injusticias, de privilegios«.

«Vamos a respetar todas las expresiones políticas, sobre todo el derecho a disentir. Pero también vamos a defender el que sigamos llevando a cabo la transformación que necesita México», afirmó.

«Nos interesa que haya presupuesto sin derroche»: AMLO

El presidente señaló que hay dos posibilidades para aclarar diferencias, «para que el pueblo, que es soberano, decida hacia adelante», en 2021; la elección en 15 estados para gobernadores y para renovar la Cámara de Diputados.

Sobre esta última, subrayó, «es fundamental en lo que corresponde a las facultades del Poder Legislativo», pues es la que aprueba el Presupuesto.

«Es una función clave porque durante el periodo neoliberal no les importaba», dijo AMLO sobre este aspecto de la repartición de las arcas públicas; «se usaba el presupuesto para comprar lealtades, para compras consciencias, para comprar votos, se repartía, había partidas de moches para todos».

«¿Por qué se repartía el presupuesto? Porque de esa manera se garantizaba tener el control político, era una especie de maiceo de la época porfirista», señaló. «Les importaba entregar los contratos para la privatización de la industria eléctrica, del petróleo, entregar concesiones», denunció el presidente.

«¿Por qué estamos nosotros tan interesados en que se tenga presupuesto, en que no haya derroche, en que no haya corrupción, que no haya sobornos, que no haya moches?

«Porque ese dinero se está entregando al pueblo, como nunca se está acopiando el presupuesto. Ahora el presupuesto es verdaderamente dinero del pueblo y es un instrumento fundamental para el desarrollo de México. El gobierno no está sólo dando concesiones, contratos. El gobierno está invirtiendo el presupuesto en bienestar y en desarrollo».