Los goles no fueron los suficientes y el 1-0 ante Cruz Azul ya en el juego de vuelta no le permitió a Tigres el avanzar a las semifinales del Torneo Guardianes 2020.

Los auriazules firmaron su eliminación de este torneo tras caer por global de 3-2 sobre el Cruz Azul de Robert Dante Siboldi, equipo que tras su ventaja (3-1) conseguida en Monterrey logró manejar de buena manera la ventaja y nunca estuvo con el riesgo de perder la serie.

El equipo de Ferreti necesitaba tres goles para avanzar y únicamente marcaron una anotación, éste al minuto 81 conducto de Luis Quiñones.

No fue suficiente y tampoco estuvieron cerca del Aztecazo versión 2.0, ya que los auriazules rara vez preocuparon el arco de Corona, quien cabe mencionar que falló de manera clara en el tanto de Quiñones.

Las únicas jugadas de peligro que generó Tigres en el primer tiempo fueron un disparo desde fuera del área de Jesús Dueñas que se incrustó en el travesaño, además de un tiro dentro del área chica conducto de Aquino que salió algo desviado del arco de Corona.

La fórmula de mandar centro al área no funcionó y la de amontonar delanteros en el área del Cruz Azul prácticamente tampoco, ya que la zaga cementera anuló de buena manera a un cuadro auriazul que estuvo chato de ideas al frente.

Los felinos, con más empuje que con buen futbol, llegaron con algo de peligro al arco de Corona en los primeros minutos de la segunda parte, en donde se recuerda un cabezazo de André Pierre Gignac tras un centro de Carioca que se incrustó en el poste derecho del arco de José de Jesús Corona.

Las falencias en la dirección técnica se notaron en los minutos siguientes luego de que el Tuca mandara al defensor Juan José Purata como delantero tras sacar del campo de juego al delantero Julián Quiñones, cambio que funcionó para poco ya que dicho futbolista no generó peligro al frente.

Los Tigres lograron soñar con una posible remontada tras el gol de Luis Quiñones al 81 de acción, quien por el lado izquierdo disparó a portería en un tiro que parecía centro y tras la mala ubicación de Corona se colaría en las redes celestes para el 1-0 felino, aunque después de eso prácticamente no generaron el posible 2-0 y el partido acabó con un contunde pase a las semifinales del cuadro cementero.

La escuadra de Ferreti quedó eliminada del Torneo Guardianes y con esto consumaron su primer fracaso de este semestre, aunque aún les queda la Concachampions, torneo que jugarán el próximo 16 de diciembre cuando jueguen la vuelta ante el Nueva York FC, conjunto al que vencieron en el mes de marzo por marcador de 1-0 y ante los cuales dominan parcialmente su serie de Cuartos de Final.