El exoficial Mayor de la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol) y de Desarrollo AgrarioTerritorial y Urbano (Sedatu), Emilio Zebadúa tendría que devolver a la Tesorería Federal mil 632 millones de pesos por actos de corrupción.

Zebadúa está implicado en el caso conocido como la Estafa Maestra y fue buscado por la Auditoria Superior de la Federación (ASF) antes de dejar su cargo.

A quien fuera mano derecha de Rosario Robles se le buscó al menos veinte veces, pero siempre se escondió de la entidad fiscalizadora.

La ASF envió notificadores entre marzo del 2018, cuando todavía era funcionario en Sedatu, y septiembre del 2019.

Los notificadores fueron a su oficina en Sedatu, a su despacho particular de Polanco y en sus casas de la CdMx y en Tuxtla Gutiérrez, Chiapas.

Pero pese a la insistencia del personal de la ASF, el entonces funcionario nunca estuvo presente y su personal no aceptaba los documentos.

Por lo cual, ahora tendrá que devolver a la Tesorería Federal mil 632 millones de pesos por supuestos actos de corrupción.

Zebadúa está en espera de que la Fiscalía General de la República (FGR) le otorgue el criterio de oportunidad.

Sin embargo, esto no lo exime del regreso de ese dinero, pues se trata de un procedimiento de sanción administrativa de la ASF.

Zebadúa era pieza clave en el manejo del dinero que se desviaba desde Sedesol y posteriormente de la Sedatu.

Es por ello que el dinero que Zebadúa tiene que reponer, podría incrementarse pues aún se desconoce lo desviado desde la Sedatu.