En medio de lo que el sector privado llamó acciones “excesivas e inoportunas”, desde el primer minuto de este sábado iniciaron las restricciones de seguridad en salud cuya finalidad es cortar la cadena de contagios de Covid-19.

Roberto Russildi Montellano, secretario de Economía y del Trabajo, destacó que Nuevo León es el estado que mejor ha llevado la reactivación económica, ya que se ha logrado una buena recuperación de empleos.

“Cuando empiezan a crecer, nos vemos en el riesgo de que si no tomábamos medidas, y esto es para toda la sociedad, si no tomábamos medidas iban a seguirse incrementando los casos, y esta situación nos iba a obligar, no por deseo nuestro, nos iba a obligar a también tener que cerrar a las fábricas y eso no lo podíamos permitir”, señaló.

Los giros comerciales deberán cerrar sábados y domingos, entre ellos restaurantes y centros comerciales.

Solamente abrirán las tiendas que venden productos esenciales, pero con restricciones de aforo y horario, mientras los restaurantes sólo podrán ofrecer servicio a domicilio.

Destacó que, previo a ello, se convocó a las diferentes cámaras, con la finalidad de conocer sus comentarios, para tomarlos en cuenta, pero que la Canaco no atendió el llamado.

LLAMA IP A COMPRENSIÓN

La Confederación Patronal Mexicana consideró estas acciones como excesivas e inoportunas, pero dijeron se acatarán las disposiciones de salud.

“No entendemos por qué, siendo que en todo momento el sector empleador ha mostrado la disposición para colaborar ante los esfuerzos por contener la propagación del virus, en esta ocasión decidieron anunciar estas nuevas medidas de una manera unilateral y sin una previa consulta con el sector afectado”, detallaron.

Advirtió que las autoridades omitieron la posibilidad de analizar otras opciones, quizá menos drásticas y hasta más efectivas como el reforzamiento a la vigilancia y la labor de inspección.

“Lo invitamos a reconsiderar y a que, a través de la comprensión y el compromiso, trabajemos juntos para encontrar opciones que ayuden a sortear el difícil momento que vivimos, sin provocar afectaciones tan severas a la actividad económica”, añadieron.

La Coparmex detalló que las ventas de esta temporada representan una oportunidad para aminorar los daños de un año que ha sido catastrófico para los negocios.