Porque ofrecen poco y exigen mucho, organismos empresariales y civiles de Nuevo León calificaron de inviables las propuestas planteadas por el Gobierno del Estado para aminorar el impacto del cierre de comercios durante los fines de semana.

En rueda de prensa, representantes de la Canaco, CoparmexCaintraCanirac e Index, refirieron que aplicar medidas como mover el día de pago al lunes o permitir la salida a media jornada para que los trabajadores acudan a realizar sus compras entre semana, es técnicamente imposible.

Gabriel Chapa, titular de la Cámara Nacional de Comercio, indicó que seguirán insistiendo a la Secretaría de Economía y Trabajo se dé marcha atrás a las nuevas restricciones.

“Las propuestas que están ofreciendo ofrecen poco y exigen mucho”, subrayó.

En este sentido, Cecilia Carrillo, directora de Index, explicó que el cambiar la fecha provocaría ausentismo de la plantilla laboral, en tanto que dar la salida temprano requiere de tiempo para capacitar a otro empleado que cubra la vacante.

Lo anterior toda vez que la mayoría de los centros de trabajo, sobre todo en manufactura, se manejan con base a eficiencia y tiempos.

“En el caso de las empresas de manufactura el adelantar pagos o hacerlos el día lunes, como se propone, podría causar ausentismo, específicamente en la planilla laboral que está en piso”.

“Lo que se propone de darles medio día también causa ausentismo y una fricción entre el patrón y el empleado porque la manufactura se basa en eficiencia y se basa en tiempos, donde al quitar a una persona se tiene que tener un sustituto, y la mayoría no están preparadas con tan poco tiempo”, expuso.

Opinión compartida por Guillermo Dillon, director de la Cámara de la Industria de la Trasformación, quien las calificó de inviables, y advirtió que mientras más se restringe el comercio, hay mayores aglomeraciones.

Lo mejor, consideró, sería tener mayor apertura.

“Son de mucha inviabilidad en la implementación por los retos y las implicaciones que tienen de ausentismo”.

“Nosotros pensamos y creemos en el sentido de que mientras más abierto menos se concentra, mientras más se restringa, más concentraciones hay de gente”.

Jorge Moeller, director de la Cámara Nacional de la Industria de Restaurantes, abundó que derivado de las pérdidas por la pandemia apenas les alcanza para cubrir salarios al final de la semana, imposibilitando su cambio a los lunes.

Detalló que con las restricciones aplicadas por las autoridades de salud, un restaurante que vendía un millón de pesos al mes, ahorita tiene ventas de solo 100 mil pesos.

“Con los restaurantes no funcionaría, porque si no hay dinero para pagar sueldos, aguinaldos, imagínate si lo pagas por adelantado, la gente (empleados) no va ir”, agregó.

Insisten cámaras en abrir fines de semana

Las cámaras empresariales reiteraron ayer el llamado al Gobierno del Estado a dar marcha atrás a las restricciones y aperturar el comercio durante los fines de semana.

A decir de la Iniciativa Privada, la nueva medida solo provoca pérdidas económicas y aglomeraciones, y nada abona a la reducción de contagios por Covid-19.

Prueba de ello, dijeron, son la reducción de horarios en agosto pasado, sin cambios en la incidencia por el virus.