La Corte Suprema de Estados Unidos rechazó la solicitud de Texas de presentar una demanda que impugne los resultados de las elecciones presidenciales de 2020, en las que ganó Joe Biden.

Los jueces se negaron a permitir que Texas presente una demanda para impugnar la victoria electoral de Joe Biden en cuatros estados: Pensilvania, Georgia, Michigan y Wisconsin. De esa forma, se autoriza a dichos estados emitir sus votos a Biden en el Colegio Electoral el próximo lunes.

La Corte Suprema de Estados Unidos argumentó que Texas no tiene el derecho legal de demandar a los estados porque no han demostrado un interés judicialmente reconocible en la manera que otro estado lleve a cabo sus elecciones, señala AP.

Los jueces Samuel Alito y Clarence Thomas ya habían asegurado que el tribunal no tiene la autoridad para rechazar demandas entre estados y por ello, escucharon la demanda de Texas. Sin embargo, decidieron rechazar la impugnación de las elecciones presidenciales.

La decisión de la Corte Suprema fue la segunda de esta semana, en la que se rechaza las solicitudes republicanas de impugnar las elecciones electorales. El pasado 8 de diciembre, los jueces rechazaron una apelación de republicanos en Pensilvania.

Decisión de Corte Suprema era una esperanza para Trump

El presidente Donal Trump había calificado la demanda presentada por Texas como aquella que impugnaría la victoria electoral de Joe Biden, y permitiría que Trump gobernara la Casa Blanca durante otros cuatro años, de acuerdo con AP.

Sin embargo, Nancy Pelosi, presidenta de la Cámara de Representantes, señaló el viernes pasado que la demanda era un acto de desesperación del Partido Republicano que viola los principios de la democracia estadounidense.

El Colegio Electoral se reunirá el próximo lunes 13 de diciembre para nombrar formalmente a Joe Biden como próximo presidente de Estados Unidos.