El fiscal general de Estados Unidos, William Barr, acusó que la iniciativa enviada por el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO), para limitar el trabajo de agentes de instituciones como la DEA, de ese país en México, sólo beneficiará a criminales.

El funcionario estadounidense explicó que le preocupa la legislación aprobada por el Senado de la República, ya que limitará la cooperación entre México y Estados Unidos.”Nos preocupa la legislación que actualmente se encuentra en el Congreso mexicano, lo que tendría el efecto de dificultar la cooperación entre nuestros países. Haría menos seguros a los ciudadanos de México y Estados Unidos. La aprobación de esta legislación sólo puede beneficiar a las violentas organizaciones criminales transnacionales y otros criminales que estamos combatiendo conjuntamente”Wiliam Barr. Fiscal general de Estados Unidos

La ley que fue aprobada por el senado obliga a los agentes a presentar informes a la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) periódicamente. Además en México se les limitará la inmunidad diplomática.

Como ejemplo de la cooperación entre México y Estados Unidos, Barrpresentó el caso de Salvador Cienfuegos, quien fue devuelto a la República Mexicana para ser investigado aquí.”Como siempre, nuestra cooperación se da dentro del marco de larga data diseñado para abordar de manera conjunta nuestros desafíos compartidos: por eso, por ejemplo, EU recientemente devolvió al ex secretario Cienfuegos a México, para permitirle ser investigado allí”Wiliam Barr. Fiscal general de Estados Unidos

Senado aprueba limitar trabajo de agentes de Estados Unidos

El Senado de la República aprobó el miércoles 9 de diciembre las reformas a la Ley de Seguridad Nacional, con el fin de limitar las competencias de los agentes de la DEA o el FBI en México, que sólo desarrollarán “actividades de enlace” con el fin de intercambiar información con las autoridades nacionales.

Esta iniciativa fue enviada por AMLO y obtuvo 71 votos a favor, 21 en contra y una abstención. Grupos de oposición acusaron que la medida “fue un berrinche” por la detención de Salvador Cienfuegos en Estados Unidos. Sin embargo, quienes la apoyaron aseguraron que se trata de defender la soberanía nacional.

La reforma pretende que los agentes operen bajo un espacio de tiempo delimitado y con autorización previa. Incluso se plantean sanciones penales a estos por no tener inmunidad si incurren en delitos o infracciones.