Policías del municipio de Guadalupe, en el estado de Nuevo Leónsuspendieron durante la noche del pasado sábado 12 de diciembre, una fiesta clandestina a la cual acudieron más de 150 personas, a pesar de la actual Emergencia Sanitaria por el coronavirus.

De acuerdo con lo informado por las autoridades locales, luego de suspender la fiesta y desalojar a los jóvenes del inmueble donde se desarrollaba el evento, fueron detenidas 7 personas, entre ellas 2 de los supuestos organizadores.

Los policías municipales acudieron al sitio, luego de que vecinos de la zona reportaron cerca de las 22:30 horas, que en un domicilio que se ubica en el número 110 de la calle Belice, de la colonia Centroamérica, se encontraba un grupo de jóvenes escandalizando, pues reproducían música a un volumen molesto.

Al arribar al lugar señalado, los elementos policiacos encontraron que dentro del inmueble, las personas no estaban acatando las medidas sanitarias para evitar la transmisión del coronavirus, ya que no guardaban sana distancia, ni portaban cubrebocas.

Versiones señalan que previo al arribo de los policías, varias personas escaparon debido a que escucharon las sirenas de las patrullas.

No obstante, los uniformados lograron la detención de un par de adultos, al parecer organizadores del evento, así como cinco menores de edad que en su intento de huir, entraron a domicilios aledaños, trepándose a los techos de las viviendas.

Reportes extraoficiales afirman que la fiesta clandestina, fue organizada por medio de redes sociales y que, presuntamente, los organizadores cobraron cóver por la entrada, además de que vendían bebidas embriagantes.

Por los hechos, la administración municipal de Guadalupe exhortó a la comunidad a respetar las medidas de restricción sanitaria, para prevenir contagios de Covid-19.

Sobre el incidente, circula en redes sociales un video en el cual se muestran los momentos en los que los policías, arribaron al lugar de los hechos y desalojaron el inmueble.