El panista Fernando Larrazabal Bretón, aspirante a la gubernatura, presumió ayer un servicio público intachable y aclaró que su hermano Jonás fue absuelto de las acusaciones de extorsión en su contra durante el 2011.

En rueda de prensa, tras presentar su solicitud como precandidato a ocupar el Palacio de Cantera, el también ex alcalde de Monterrey ofreció su experiencia de cuatro elecciones constitucionales ganadas para recuperar Nuevo León en las próximas elecciones.

Refirió que aunque estuvo ocho años alejado de la política, hoy cuenta con una visión más madura que en los próximos días presentará a los militantes de su partido.

“Yo tengo la conciencia tranquila y tan es así que aun y a pesar de los eventos en esos años, que injustamente trataron de cargar la responsabilidad a mi administración, me sometí al escrutinio público a través de una elección y volví a ganar la elección a diputado federal”, subrayó,

“Mi servicio público ha sido intachable, no me pueden juzgar por un evento de una persona que no fui yo… voy a ofrecer mi experiencia, he logrado ganar cuatro elecciones constitucionales, hoy ofreceré mi mejor esfuerzo para poder ganar la elección (a la gubernatura)”.

“Jamás he perdido una elección, voy por la quinta y vamos a ganar”, puntualizó.

Explicó que el conocido como “quesogate”, fue un proceso amañando con un trasfondo político. Sin embargo, con base a las investigaciones y después de 108 días, se demostró su inocencia.

“En 2011, de manera injusta, perversa, uno de sus hermanos fue víctima de un proceso jurídico que tuvo un fin y un fondo político”.

“Fue señalado y fue sometido a un proceso amañado, un proceso en donde al inicio de un juicio, donde se supone que los juicios son bajo un sigilo, la información incompleta era filtrada a algunos medios, pero el peso de la verdad salió y obtuvo el inejercicio de la acción penal”.

Por otro lado, se comprometió a exigir a la federación un trato más equitativo y justo para la entidad. Si bien Nuevo León aporta mucho al centro, recibe muy poco.

“Nuevo León no ha sido tratado de una manera justa; soy ingeniero y así como construyo obras, construyo acuerdos, estoy seguro que Nuevo León merece ser tratado de una manera justa. Exigiré un trato justo, Nuevo León debe recuperar su grandeza”, resaltó.

De no ser elegido como candidato, dijo, reconocerá el resultado y apoyaría el proyecto de quien se convierta en el abanderado albiazul.

Larrazabal Bretón desestimó las versiones que apuntan a que su participación es en complicidad con el precandidato tricolor, Adrián de la Garza Santos.