Al reiterar la prohibición de posadas y demás festejos decembrinos, el gobernador Jaime Rodríguez Calderón afirmó que Cristo no se va a enojar porque lo dejan de festejar por una ocasión.

El mandatario estatal dijo estar consciente de que la mayoría de la población es muy fiel a estas celebraciones.

Sin embargo, dijo, una fiesta en grande podría derivar en el contagio e incluso fallecimiento de los integrantes de la familia.

Resaltó que lo recomendable es realizar solo reuniones con el núcleo familiar sin invitar externos.

“Tendremos más Navidades si cuidamos nuestra vida, la mejor manera de poder pasar con vida, con salud, es que no hagan posadas. La fiesta de Navidad, no se va a enojar Cristo, Cristo nos quiere vivos, a salvo”, afirmó.

“Que sea una Navidad para que la familia se pueda reunir, pero nada más el núcleo familiar, no la familia ampliada, no las posadas, no las aglomeraciones innecesarias”.

“Debemos de comprender que nada es como antes, ni el negocio, ni la familia, y la casa”.

Si bien los indicadores del Semáforo Epidemiológico presentaron una mejoría, lo que permitió la reapertura de establecimientos y comercios durante el fin de semana, las posadas seguirán prohibidas.

Se prevé que tampoco sean permitidos los festejos de fin de año y/o año nuevo.

“Confío en que la sociedad va a ser consiente…los necesitamos bien, y con salud”.