De permitirlo la Federación, Nuevo León compraría 5 millones de vacunas para inmunizar contra el Covid-19 a sus habitantes, indicó ayer el gobernador Jaime Rodríguez Calderón.

El mandatario estatal explicó que el presidente Andrés López Obrador le negó a la Alianza Federalista la adquisición del biológico, toda vez que existe un tratado internacional con los laboratorios donde se establece que solo los gobiernos federales pueden acceder a este. 

Sin embargo, resaltó, el Estado tiene un acuerdo con la Iniciativa Privada en el que ambas partes aportarían un 50-50 del costo, ascendente a unos de 600 millones de pesos, para la compra de la vacuna, en espera de la anuencia del mandatario federal.

Se estima que el costo de la dosis por persona ronda los 6 dólares.

“Tenemos restricción nacional, esperemos que el Presidente reaccione, y nos deje comprar las vacunas”, expuso.

“Tenemos un plan de tener recursos para poder comprar 5 millones de vacunas, hacer una vacunación universal, es el planteamiento a la Federación”.

“La Iniciativa Privada pondría la mitad de eso, ellos dicen: ‘prefiero invertirle a mis trabajadores y sus familias para que mi empresa siga trabajando’. Pondríamos 50 y 50 por ciento”, subrayó.

Por la mañana, en reunión con alcaldes, Rodríguez Calderón expuso su intención de compras y el bloqueo que existe por parte del gobierno federal.

No obstante, la Alianza Federalista envió una carta a López Obrador en la que advierten que no pueden esperar más de 18 meses para vacunar a su población, y piden acelerar la distribución del biológico.

Los gobernadores que integran el bloque esperan recibir una respuesta positiva por parte del tabasqueño.

“Encontramos en la Federación el no rotundo, que no se puede, que hay un tratado internacional en el que los laboratorios solo le pueden vender a los gobiernos nacionales, y eso pues nos va a complicar que tengamos una vacunación más rápida”.

“Esto es algo que seguiremos luchando, los gobernadores de la Alianza Federalista vamos a seguir muy de cerca el tema”. Agregó

Descarta Alianza Federalista tintes políticos 

Al resaltar que desde el inicio de la emergencia sanitaria por Covid-19 trabajan, sin sesgo político, en acciones para atender la pandemia, la Alianza Federalista descartó ayer tintes partidistas en la exigencia de la vacuna contra el virus.

Luego que Claudia Sheinbaum, Jefa de Gobierno de la Ciudad de México, declaró durante su conferencia de prensa que la solicitud de los aliancistas tiene tintes político-electorales, los gobernadores que integran el bloque, entre ellos Jaime Rodríguez Calderón, aseguraron que no es así.

Asimismo, acusaron a la funcionaria de buscar desviar la atención, no solo del biológico sino de la forma en que se simula en la CDMX el semáforo epidemiológico.

“Desde que se declaró la emergencia, los Gobernadores de las 10 entidades que conformamos la Alianza, hemos asumido nuestra responsabilidad sin mezquindad, sesgos ideológicos o políticos” subrayaron.

“Es evidente que (Sheinbaum) pretende desviar la atención, no solo acerca de la urgencia que se requiere para que todos los mexicanos puedan contar con la vacuna, sino de la manera en que en la Ciudad de México se simula el semáforo de riesgo Covid y cómo se mantiene a nuestra gran ciudad capital en una ficción epidemiológica”.

Los mandatarios estatal reiteraron que su intención en todo momento es la de sumar esfuerzos contra el también llamado enemigo invisible, y salvar vidas.

Pues, afirmaron, la salud de los mexicanos no se debe politizar.

“Que quede claro, nuestro único interés es que los mexicanos de todas las entidades tengan acceso a la vacuna de manera oportuna, con transparencia y en coordinación con el Gobierno Federal”.

“La Alianza Federalista reitera que, dada la gravedad de la pandemia por COVID-19, hoy más que nunca los tres órdenes de gobierno debemos trabajar en conjunto por la salud y la economía de todas las familias mexicanas”, agregaron.