Hasta el día de ayer, el A-68A, era conocido como el iceberg más grande del mundo. Pero, de acuerdo con imágenes capturadas por la misión Copernicus Sentinel-3, el iceberg perdió un trozo de hielomientras seguía su ruta hacia el Atlántico Sur.

La European Space Agency (ESA), compartió un video en el que puede observarse el trozo de hielo desprendido del iceberg A-68A, consecuencia del acelerado movimiento que había emprendido desde el 2017, cuando se separó de la Antártida.

El iceberg A-68A perdió gran parte de su superficie

Las imágenes satelitales muestran el momento en el que el iceberg A-68A, raspa con el fondo marino para luego perder un gran trozo de hielo

La ESA pronostica que, debido a la trayectoria que llevaba el iceberg, este llegó a aguas poco profundas -de menos de 200 metros de profundidad- y raspó fuertemente con el suelo.

Después de que la superficie total del iceberg fuera de más de 4, 200 kilómetros cuadrados, ahora se estima que solo cuente con aproximadamente 3 mil kilómetros; lo que le quitaría la etiqueta del iceberg más grande del mundo.

La ESA mantiene sus investigaciones alrededor del trozo desprendido, el cual, según calculan, mediría unos 140 kilómetros de superficie. 

Aunque aún no logran definir la nueva ruta que tomará el resto del iceberg A-68A, estiman que continúe con su peligroso camino hacia Georgia del Sur. 

El viaje del iceberg A-68A

Desde que el iceberg A-68A se desprendió de la Antártida, la misión del Copernicus ha monitoreado sus movimientos.

En los dos primeros años, el témpano de hielo se desplazó lentamente hacia el sur, pero conforme se adentro a aguas menos congeladas, su ritmo aumentó.

La ESA teme que, siguiendo con la alarmante trayectoria del iceberg, este pueda impactar con la isla de Georgia del Sur, convirtiéndose en una amenaza para la vida silvestre por ser aguas tan poco profundas.