Las misas presenciales para Año Nuevo, Navidad y Nochebuena fueron suspendidas en la Ciudad de México (CDMX) debido al semáforo rojo de coronavirus, que fue decretado el 18 de diciembre de 2020.

El cardenal de México, Carlos Aguiar Retes, explicó que las misas con presencia de fieles católicos se cancelaron en la CDMX por el semáforo rojo, incluida la Catedral Metropolitana, la Basílica de Guadalupe, así como en otras iglesias.

Sin embargo, las iglesias y templos permanecerán abiertas, aunque no se celebrarán actos litúrgicos. Además, la arquidiócesis inició medidas para prevenir aglomeraciones y focos de contagio en las parroquias en estas fiestas navideñas.

Los sacerdotes tendrán que oficiar misas sin la presencia de fieles, en privado, y transmitirán en las redes sociales de su parroquia, para brindar auxilio espiritual.

CDMX empieza semáforo rojo

Este 19 de diciembre de 2020 empezó el semáforo rojo para la CDMX, por la alta prevalencia de casos de coronavirus Covid-19.

El 18 de diciembre Claudia Sheinbaum, jefa de gobierno; Alfredo del Mazo Maza, gobernador del Estado de México, y Hugo López-Gatell Ramírez; subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, anunciaron que la CDMX y el Edomex, por representar la Zona Metropolitana del Valle de México, retrocederían a color rojo del Semáforo Alerta Covid-19.

En ambas entidades se alcanzó una ocupación hospitalaria del 75 por ciento por lo cual se tuvieron que tomar medidas drásticas para no saturar el sistema de salud y tener la capacidad de atender tantos casos sean necesarios.

Con el color rojo vienen una serie de medidas que ya entraron en vigor. Entre estas destaca el cierre de actividades no esenciales y el uso de cubrebocas obligatorio. 

La medida estará en vigor hasta el 10 de enero, por lo que las actividades no esenciales durante la temporada navideña, de año nuevo y día de reyes sufrirán bajas ventas.