La seguridad no debe ser negociada, advirtió ayer el gobernador Jaime Rodríguez Calderón.

Tras su participación en la videoconferencia de la XLVI Sesión Ordinaria del Consejo Nacional de Seguridad Pública, el mandatario estatal insistió en la necesidad de sumar esfuerzos entre autoridades de los tres niveles de gobierno en pro de mejorar los índices delictivos.

Acompañado de Manuel González Flores, secretario general de Gobierno, y Aldo Fasci Zuazua, secretario de Seguridad Pública en el estado, presenció las cifras de violencia de género y un protocolo nacional para la actuación de la policía en el caso de violencia contra las mujeres en el ámbito familiar, robos, entre otros.

“La coordinación y diálogo en materia de seguridad son sumamente necesarios y urgentes, para darle tranquilidad y paz de nuestra gente, ya que no debe ser negociada”, subrayó.

“Debemos trabajar como lo hemos hecho en Nuevo León, desde la raíz del problema: la descomposición del tejido social; es un gran esfuerzo que debe ser trabajado en conjunto; Gobierno Federal y estados”.

La pugna porque las fiscalías estatales den mejores resultados y un modelo de policía de proximidad orientada a la solución de problemas en los municipios del país, fueron otros de los temas abordados.

Asimismo, agradeció la intervención de Saskia Niño de Rivera, presidenta de Reinserta, quien reconoció el cierre del Penal del Topo Chico y mencionó el beneficio que trajo esta acción a la entidad al bajar el índice de secuestro en un 21 por ciento, homicidio doloso en un 20 por ciento, y robo a negocios en casi un 30 por ciento.

También estuvieron presentes los integrantes del Gabinete Federal de Seguridad, los gobernadores del país y representantes de la sociedad civil.