Las compras de última hora son ya una tradición muy arraigada entre los regiomontanos que este jueves se volcaron a las calles a comprar su regalo de Navidad, sin importarles el riesgo de contagiarse.

Comercios formales y comerciantes informales hicieron su agosto este día, que la gente hacía fila para entrar a los establecimientos y por las banquetas no se podía ni caminar, porque estaban llenas de gente buscando un presente para sus seres queridos.

Durante un recorrido por las principales arterias del Centro de Monterrey, como son la avenida Juárez, 5 de Mayo, Colegio Civil, Juan Ignacio Ramón, Padre Mier, por citar algunas, se pudo apreciar a potenciales compradores, recorriendo, preguntando precios, buscando descuentos.

Los vendedores de juguetes tuvieron mucha actividad, ofreciendo artículos que fluctuaban entre los 130 pesos como son los carritos.

La venta de muñecas también tuvo mucha demanda.

Para entrar a las tiendas departamentales la gente tenía que hacer fila y esperar su turno, solo dejando pasar a una persona por familia.

 Se puede decir que había compradores para todo, pues en el área de mercados, como el Mesón Estrella y el Mercado Juárez, también hubo mucha afluencia de personas adquiriendo lo necesario para esta Noche Buena.