Al sorprenderlos con más clientes de lo permitido y no respetar las medidas sanitarias establecidas por las autoridades, la Secretaría de Salud clausuró dos bares que venían operando con toda impunidad en el municipio de Santiago Nuevo León y en Apodaca se suspendió una fiesta que se llevaba a cabo en la colonia Praderas de Apodaca.

Manuel de la O Cavazos, titular de la dependencia, dijo que los negocios que violaban las medidas fueron El Ardillón y Santitos.

“Tuvimos que suspender dos bares en el municipio de Santiago que estaban llenísimos de personas que van a divertirse, entre comillas, en ese municipio, son el Ardillón y el Santitos, a los cuales suspendimos y los vamos a tener suspendidos.

“Esto no es posible por lo que estamos viviendo ahorita en Nuevo León con la pandemia y que los bares estén abiertos, teníamos muchísimas denuncias de esos bares a la Secretaría de Salud, van los jóvenes porque retan al virus y eso no es posible, porque el virus también ataca a los jóvenes.

“Es un riesgo grande estar en esos lugares con muchas personas, esos lugares los vamos a mantener cerrados durante toda la pandemia para que entiendan, es muy grave todo esto, es gente sin conciencia y los dueños también por sacar dinero, eso no es posible.

“Se pusieron los sellos de la suspensión de estos lugares, nos quieren picudear porque nos dicen que funcionan como restaurantes bar y ahí tienen a toda la gente ingiriendo bebidas embriagantes y con mucha gente”, refirió.

Al comprobar que ambos establecimientos sobrepasaban la cantidad de personas permitidas, les notificaron a los responsables y procedieron a la suspensión de las actividades hasta nuevo aviso.

Mientras que en el municipio de Apodaca tras más de seis denuncias, elementos de la policía preventiva acudieron hasta la colonia Praderas de Apodaca.

A la llegada de los uniformados, las personas se encontraban tomando alcohol afuera de la vivienda y con la música a todo volumen.

Por algunos momentos la situación estuvo a punto de salirse de control luego de que los invitados se oponían a suspender la fiesta, pero al final cedieron.

La Secretaría de Salud se mostró de nueva cuenta preocupada debido a que los contagios en el estado de Nuevo León comienzan por tercera ocasión en lo que va de la pandemia a repuntar de nuevo.

Manuel de la O Cavazos informó que este domingo se reportaron 538 nuevos casos en menos de 24 horas, para reportar en total 120 mil 887.

En cuanto al número de personas fallecidas por el virus, las autoridades indicaron que se presentaron 33 decesos más, para sumar 6 mil 419.

Las hospitalizaciones siguen a la alza al reportar mil 444 pacientes de los cuales 325 han tenido que usar un ventilador.

“Esta situación ya comienza a preocuparnos por tal motivo tendré una reunión urgente este lunes con todo el sistema hospitalario para ver qué medidas vamos a tener que realizar antes de que se nos colapse todo”.

Las autoridades refirieron que desde el inicio de la pandemia 107 mil 201 pacientes lograron vencer la enfermedad, mientras que 7 mil 267 siguen bajo tratamiento.