De no bajar la incidencia de casos y hospitalizaciones por Covid-19, Nuevo León volverá a cerrar establecimientos y comercios, amagó ayer el gobernador Jaime Rodríguez Calderón.

Al encabezar el arranque de la vacunación anticovid a personal de salud, en el Hospital Militar, el mandatario estatal reiteró el exhorto a la población a no bajar la guardia y evitar salir de casa de no desempeñar una actividad esencial.

Aunque ahora existe una vacuna, resaltó, aún se tiene muy poca disponibilidad por lo que la cobertura inmediata resulta imposible.

“Tenemos que informar de la mejor manera para que la gente entienda, si la gente no se guarda, vamos a tener que cerrar en enero gran parte de la economía del estado de Nuevo León”, advirtió.

“La gente tiene que guardarse en casa, ya me cansé de ser policía y decirle a la sociedad que se cuide”.

Será este jueves cuando Rodríguez Calderón se reúna con el Consejo de Seguridad en Salud para determinar si es necesario un nuevo cierre, similar al aplicado a inicios de diciembre.

La reapertura en fines de semana, recordó, no está garantizada.

“Esperemos que la declaración no se quede en un discurso porque luego va a ser que la Cofepris no nos dé permiso y vamos a seguir teniendo problemas”.

“Dejaré lo que tenga que dejar de hacer para comprar la vacuna y los empresarios han hecho el ofrecimiento de comprarla para todos los trabajadores y eso es bueno, tenemos que hacer todos un esfuerzo”.