China se ha anotado un éxito más en la nueva carrera espacial. Hace unos días se informó que la sonda espacial Chang’e-5 regresó a la Tierra con muestras de suelo lunar, lo que convirtió a ese país en el tercero en lograr tal hazaña y el primero en hacerlo este siglo.

Ahora se han revelado más detalles de la reciente misión Chang’e 5, destacando el hecho de que además de rocas lunares, la sonda espacial regresó con semillas de arroz que lograron germinar durante su estancia en la Luna.

Fue el pasado 24 de noviembre cuando la nave Chang’e 5 despegó con destino al satélite natural de la Tierra, donde permaneció por 22 día. 

La nave Chang’e 5 no sólo regresó de la Luna con muestras de suelo lunar

Su objetivo principal era traer muestras de suelo lunar por primera vez en 43 años, sin embargo, la Administración Nacional del Espacio de China(ANEC) decidió aprovechar el viaje para llevar en un contenedor especial semillas de orquídeas, alfalfa, avena y arroz.

Esto hizo posible que se lograra el primer cultivo aeroespacial de arroz en China, informó el programa de investigación lunar chino (CLEP), que ha mostrado imágenes de los brotes.“El despliegue del experimento de mutagénesis en el espacio profundo es un hito importante para mejorar las cosechas”Programa de investigación lunar chino (CLEP),

¿Qué pasará con las semillas que lograron germinar en la Luna?

Los científicos del CLEP explicaron que después de estar expuestas a la radiación cósmica y la gravedad cero, algunas semillas pueden mutar y producir mayores rendimientos y una mejor calidad cuando se vuelven a plantar en la Tierra.

Por el momento, es imposible predecir si las semillas enviadas al espacio eventualmente mutarán o cómo lo harán. La respuesta solo se revelarán durante el proceso de cultivo y las posteriores a las que sean sometidas las planta y posibles frutos.

Esta no es la primera vez que China logra germinar semillas en la Luna. Su misión Chang’e 4, que transportó diferentes granos e incluso huevos de la mosca de la fruta. 

De todos ellos, la única que logró prosperar fue una semilla de algodón, que comenzó a crecer dentro del huerto espacial que había dentro de la nave. Desafortunadamente, pocos días después se informó que la planta no había conseguido sobrevivir a la noche lunar.