Una fiesta de Año Nuevo celebrada en la Iglesia de Todos los Santos del condado de Essex, Reino Unido, provocó distintos desperfectos en la construcción, por lo que las autoridades del lugar han lanzado una campaña de recaudación de fondos para la restauración del templo gótico.

Cientos de personas acudieron a la celebración clandestina, donde los organizadores entraron a la fuerza al templo de por lo menos 500 años de antigüedad, instalando equipos de sonido y ventilación que causaron daños calculados en mil libras esterlinas (27 mil 100 pesos mexicanos). Las fotos fueron compartidas por la Policía de Essex.

La zona de la Iglesia es de las más afectadas por la pandemia

Para cuando un grupo de agentes llegó al lugar, estos fueron recibidos con violencia por parte de los asistentes, quienes arrojaron objetos y les lanzaron amenazas. Sin embargo, la policía logró dispersar a los involucrados, decomisar el equipo usado en la fiesta y detener a tres personas acusadas ahora de desorden público y consumo de drogas.

Según comunicó la Policía de Essex, la zona se encuentra entre las más afectadas por la actual pandemia de coronavirus e incluso el aumento de casos condujo a la declaración de emergencia sanitaria, suspendiendo todas las festividades. Sin embargo, recientemente también se disolvió otra fiesta realizada en una casa abandonada.

En consecuencia, una mujer fue multada por organizar un evento con 100 invitados en Epping Forest, pero la noche del pasado 31 de diciembre también se aplicaron multas a asistentes de distintos eventos no autorizados que ascienden a las 18 mil libras (487 mil 683 pesos mexicanos).

Finalmente, se lanzó una campaña de recaudación de fondos para restaurar la Iglesia de Todos los Santos que inicialmente pretendía reunir 2 mil libras (57 mil 187 pesos) pero que hasta ahora alcanza más de 18.000 libras (487 mil 683 pesos) de las que todavía no se sabe con exactitud cuál será su destino.