Por Félix Cortés Camarillo

Conozco, en buena medida la ley norteamericana y un poco menos su sistema de administración de la justicia, que es bastante más complicado. El otro día una mujer de 52 años fue históricamente primera mujer ejecutada por inyección letal al haber sido condenada a la pena de muerte. Eso fue en Terre Haute, Indiana, Si la señora Lisa Montgomery, que mató a puñaladas a una madre embarazada de ocho meses para abrirle con el mismo cuchillo la barriga y sacar a la niña para llevársela, hubiera cometido en otro estado el mismo delito, tal vez estaría hoy viva aún.

La legislatura norteamericana es muy sólida porque es fiel a sus raíces. A dos siglos de existencia, su Constitución ha sido enmendada -ese el término- menos de tres docenas de veces. La de nuestro país tiene más de setecientos cambios -muchos esenciales- al capricho del presidente en turno.

Volviendo al caso de la señora Montgomery en Indiana, primera mujer ejecutada en Estados Unidos en los últimos setenta años, su caso documenta una característica de la legislación gringa. Fiel a su esencia federalista, que tanto les ha costado, los estadunidenses tienen una Constitución federal, pero cada estado su propia ley. No siempre coinciden, aunque la preeminencia de la ley central es obvia y nadie la discute.

Hoy el momento político de los norteamericanos es crítico. Gracias a la torpeza del presidente Trump va a tener que ver in absentia el día 20, la toma de posesión de Joe Biden a la presidencia de su país. El asunto es que el movimiento político en contra de Trump insiste en el segundo juicio político al todavía presidente, lo cual sería histórico.

No sucederá, no hay tiempo para ello: el Senado, hoy en receso, regresa a su sitio el 19 de enero, víspera de la toma de posesión. Sin el aval del Senado, no hay juicio.

La apuesta de Nancy Pelossi y compañía es poder enjuiciar a Trump aunque ya haya dejado su cargo. La idea es que, una vez condenado de alguna manera, Trump no pueda acceder a puesto público alguno.

Como la reelección presidencial en 2024.

En todas las cocinas se cuecen habas.

PREGUNTA para la mañanera, porque no me dejan entrar sin tapabocas: ¿cuándo va a salir por el pan?

‎felixcortescama@gmail.com