Después de casi un año en espera, la vacuna contra el Covid-19 es hoy una realidad.

Aunque en menor cantidad que en otras entidades del país, el biológico de Pfizer-BioNTechha comenzado a llegar a Nuevo León, en una primera etapa para personal médico, mientras que el mes de febrero se iniciará la inmunización de la población en general.

Sin embargo, una nueva interrogante ha surgido: ¿Es seguro vacunarse?

A días de iniciarse el plan nacional de vacunación, aparecieron también los primeros casos de reacciones adversas, tanto a nivel mundial como en México.

Si bien desde semanas anteriores se advirtió que personas con antecedentes de alergia a alguno de sus componentes deben notificarlo, hubo quienes no atendieron esta recomendación.

Según un reporte de la Secretaría de Salud a nivel federal, fueron al menos 23 médicos quienes presentaron efectos secundarios.

El caso de mayor gravedad es el de una médica internista del Hospital del IMSS en Monclova, Coahuila, de 32 años de edad, que tras una reacción alérgica a media hora de la aplicación fue trasladada de urgencia y hospitalizada en Nuevo León.

Manuel de la O Cavazos, Secretario de Salud en el Estado, detalló que la joven presentó erupción cutánea, crisis convulsivas, disminución de la fuerza muscular y dificultad respiratoria, al grado que se optó por intubarla.

“El diagnóstico inicial es encefalomielitis en estudio, se reporta estable, sin presencia de crisis convulsivas en las últimas horas”, expuso.

No obstante, aclaró que la vacuna era segura.

Pues en este caso, la doctora, que se encuentra fuera de peligro, tenía antecedente de alergia al Trimetroprim con sulfametoxazol, e incluso días antes había registrado un cuadro alérgico, el cual no reportó al momento de recibir la primera dosis.

“Esto puede ocasionar cuadros graves e inclusive la muerte y se caracteriza, entre otras cosas, por erupciones cutáneas, angioedema y reacción anafiláctica”.

“La doctora se encuentra bajo observación y tratamiento por parte de especialistas en medicina. Se continuará tratamiento especializado intensivo con base en esteroides y anticonvulsivos para disminuir el riesgo de que presente secuelas”, explicó.

Por separado, la Secretaría de Salud federal aseveró que es el único episodio de esta naturaleza, dado que no existe evidencia de otro similar.

“Con la evidencia científica disponible de los ensayos clínicos de la vacuna Pfizer-BioNTech BNT162b2 contra el virus SARS-CoV-2, ninguna persona había presentado antes encefalitis luego de la aplicación de la vacuna”.

La vacuna Pfizer, primera en concluir todas las etapas de ensayos clínicos, ofrece una eficacia del 95 por ciento, y una de las mejores opciones del mundo hasta hoy.

A lo largo de su etapa de investigación fue aplicada a 43 mil 500 voluntarios de seis países distintos, sin complicaciones mayores.

Pues, con base en la información recolectada entre los vacunados, apenas sintieron dolor de cabeza, fiebre y dolores en el cuerpo, que desaparecieron en un par de días.

Algo común en la aplicación de otros biológicos.

Es de destacar que las 23 personas con efectos secundarios, solo una clasificada como grave, pertenecen a un grupo de 7 mil 728 trabajadores de la salud que fueron vacunados en diferentes entidades del país durante la primera semana.

El resto solo presentaron síntomas leves, como mareos y palpitaciones, y otros más temperatura corporal y dolores que desaparecieron.

De la O Cavazos afirmó que en Nuevo León solo 13 médicos reportaron algún efecto secundario, también menor.

“Han sido eventos adversos leves, de todas las vacunas que hemos aplicados, alrededor de 6 mil solamente 13 personas han tenido efectos adversos asociados a la vacunación, son eventos leves”.

“Generalmente dolor en el sitio de la aplicación, dolor de cabeza, algo de fiebre, dolor muscular, dolor de articulaciones, que no excede los dos a tres días”.

SURGEN DUDAS; ASEGURAN AUTORIDADES QUE ES SEGURA

El episodio de la doctora de Monclova, Coahuila, ha disparado las dudas entre la población en general, al grado que ya existe un extenso número de personas que ya decidieron no vacunarse.

Adicional al grupo antivacunas, gente de todas las edades ha manifestado su miedo o desaprobación al biológico en redes sociales.

Pese a que aun no es su turno para recibir la vacuna, están reacios a no participar en el proyecto.

Tal es el caso de Javier Flores, un hombre que en sus comentarios afirmó que él ni su familia, conformada por padres de la tercera edad, hermanos y esposa, acudirán a su aplicación.

Escenario que se repite una y otra vez.

La situación es tal que las autoridades han insistido en que la vacuna es segura y eficaz, incluso para la nueva variante del Covid-19, denominada B117.

“Hay que aplicarse la vacuna, la vacuna que se está aplicando, la de Pfizer, cuando ya reciben las dos dosis, tienen una efectividad de 95 por ciento”.

“Hay que vacunarnos todos”, exhortó el titular de la Secretaría de Salud en Nuevo León.

Opinión compartida por Hugo López Gattell, Subsecretario de Salud federal, quien reiteró que el biológico no causa daño alguno. 

“Hay personas que tienen propensión alérgica a cualquier tipo de medicamento y es en quienes debemos de poner más cuidado en la aplicación de vacunas“.

“Que las noticias de reacciones químicas de la vacuna no generen alarma o preocupación, ya que son casos muy seleccionados y los mecanismos de farmacovigilacia como de la propia regulación sanitaria permiten proteger a la población con las recomendaciones de uso”.

Por separado, médicos que ya recibieron la vacuna comparten en sus redes sociales su testimonio de la inmunización adquirida.

Ejemplo de ello es la doctora Yadira N Rosado, que se hizo una prueba de anticuerpos contra el virus, antes y después del biológico.

“Unas semanas antes de que me administraran la primera dosis de la vacuna de Pfizer, había tenido una exposición cercana con un paciente positivo, comencé a sentirme mal y me fui a hacer las pruebas. El 5 de diciembre de 2020 me hicieron la PCR, la prueba serológica (la de anticuerpos), ambas negativas”.

“Luego de culminar mi ciclo de vacunación; fui a hacerme nuevamente la prueba de anticuerpos ya que quería verificar si los tenía. Casualmente tenía una prueba de anticuerpos previa a la vacunación, con la que podía comparar mi status. Para mi tranquilidad y la de los míos, estoy positiva al anticuerpo IgG”.

“Esto significa que tengo inmunidad adquirida. O sea, mi cuerpo recibió el mensaje que se le llevó por medio de la vacuna, lo interpretó y creó anticuerpos. Te cuento esto para que veas que la vacuna funciona”, compartió.

Hasta ayer, Nuevo León había recibido un total de 16 mil 575 dosis en tres diferentes cargamentos, las cuales ya fueron aplicadas a personal médico, y se prevé que en breve llegue una mayor cantidad.

De manera adicional, De la O Cavazos alista un viaje a Rusia en busca del biológicoSputnik V, producido por laboratorios de aquel país.