El ministro del gabinete japonés Taro Kono señaló que “cualquier cosa puede suceder” con respecto a los postergados Juegos Olímpicos de Tokio, lo que ha generado nuevas dudas sobre un evento cuyo inicio está previsto para dentro de poco más de seis meses.

Las declaraciones de Kono contradicen la postura oficial del gobierno y del comité organizador local. Ambos han indicado reiteradamente que los Juegos de Tokio tendrán lugar de forma “sana y segura”.

Kono abrió la puerta a una posible cancelación y a la vez dio mayor crédito a las encuestas recientes que revelan que el 80% de los japoneses cree que los Juegos Olímpicos no deberían llevarse a cabo o no se llevarán a cabo.

“Yo diría que cualquier cosa es posible”, dijo Kono, exministro de Defensa y actual ministro de Reformas Administrativas y Regulatorias, en la conferencia Reuters Next. “Podría ir en cualquier dirección”.

Un estado de emergencia rige en buena parte de Japón ante el aumento de nuevos casos de coronavirus en todo el país. Japón ha manejado la pandemia mejor que la mayoría de los países, con unas 4.000 muertes atribuidas al COVID-19.

Las fechas de inicio previstas son el 23 de julio para los Juegos Olímpicos y el 24 de agosto para los Juegos Paralímpicos.

Los organizadores de los Juegos de Tokio no respondieron a las declaraciones de Kano, pero en un comunicado subrayaron que el primer ministro Yoshihide Suga “expresó su resolución de realizar los Juegos”.

El presidente del Comité Olímpico Internacional (COI), Thomas Bach, y el presidente del comité organizador, Yoshiro Mori, han dicho que los Juegos de Tokio no se pueden aplazar otra vez y se cancelarían si no se pueden realizar en las fechas programadas.