Una mujer que padecía coronavirus murió el pasado jueves 14 de enero al interior de su casa, ubicada entre las calles de Hacienda del Castillo y Hacienda Santiago, en la colonia Oblatos de Guadalajara, Jalisco.

Sin embargo, su fallecimiento no fue consecuencia directa de la enfermedad que ha provocado la muerte de 137 mil 916 mexicanos a la fecha, sino por uno de los efectos que causa: la pérdida del olfato, que le impidió notar una fuga de gas.

Pérdida del olfato, uno de  los síntomas principales del coronavirus

Después de que la Organización Mundial de la Salud (OMS) declaró oficialmente al brote de Covid-19 como pandemia, gran parte de la comunidad científica emprendió diversos estudios para comprender sus efectos y encontrar, tanto un tratamiento que evite el desarrollo de una enfermedad grave, como una vacuna que reduzca su mortalidad.

Varias de estas investigaciones lograron identificar los principales síntomas del Covid-19, entre los que están la fiebre, el dolor muscular, cefáleas (dolores de cabeza) y la pérdida tanto del gusto, como del olfato, que son considerados como los indicadores menos peligrosos.

No obstante, en el caso de la mujer fallecida, cuyo nombre no fue revelado, éste último síntoma resultó letal, ya que le impidió identificar la fuga de gas en su domicilio y terminó muriendo intoxicada.

Niña de 6 años sobrevive a la fuga de gas

En el inmueble también habitaba una niña de 6 años, hija de la occisa, quien fue rescatada con vida del lugar por elementos de seguridad y de inmediato fue trasladada a un hospital de Guadalajara, donde se encuentra bajo observación, pero según el reporte médico, su estado de salud es estable.

Tras confirmarse que la mujer de 33 años murió por intoxicación de gas LP, bomberos locales acudieron al sitio para ventilar el domicilio.