De cara al cierre total de comercios este domingo, miles de regios se volcaron ayer a tiendas departamentales y supermercados.

Largas filas y aglomeraciones, fueron el común denominador a lo largo de la jornada.

Desde primera hora del día y hasta las 20: 00 horas, horario de cierre, negocios de todos los giros lucieron abarrotados.

Tal fue el caso de Bodega Aurrera, cuyas cajas estuvieron a reventar.

Aunque la mayoría portaba cubrebocas, la sana distancia no era una opción.

Juan Salazar, vecino de Guadalupe, refirió que estuvo más de una hora esperando turno.

   Sin embargo, dijo, no tiene tiempo de acudir otro día, pues cuando sale del trabajo ya cerraron.

   “Aquí tenemos ya mucho tiempo en la fila, pero no podemos venir otro día porque no alcanzamos abierto”.

   “Ni modo, hay que esperar porque no tenemos otro día”.

   Situación simular en el caso de Rocío Rosales, también vecina de Guadalupe, que surtió la despensa de la semana.

   “Antes venía el domingo pero ahora está cerrado, entonces vengo hoy, aunque se junta mucha gente”.

   Frutas y verduras, carnes, son los de más afluencia.

   El Mesón Estrella, en el centro de Monterrey, fue otro punto de aglomeraciones.

   Quienes optan por surtir en este sitio, desfilaron a lo largo del día.

  Este es el tercer domingo que se aplican cierres para reducir movilidad y contagios.