Adú, una película que narra el periplo de dos niños cameruneses para llegar a Europa, es la favorita para la 35ta edición de los Premios Goya con 14 nominaciones, anunció el lunes la Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas de España, en un año en el que la pandemia del coronavirus ha cerrado salas de cine, suspendido producciones y demorado o trasladado algunos estrenos a internet.

La cinta, dirigida por Salvador Calvo y coproducida por Netflix, optará a los principales galardones, mejor película y mejor director. Por detrás en número de candidaturas se sitúan la ópera prima de Pilar Palomero, Las niñas, que describe el salto a la adolescencia de su protagonista en la España de los 90 y le valió una nominación a mejor dirección novel, y Akelarre, un filme del argentino de Pablo Agüero sobre la caza de brujas en el País Vasco, con nueve cada una.

Adú y Las niñas se medirán a Ane, de David Pérez Sañudo; La boda de Rosa, de Icíar Bollaín -otra de las favoritas con ocho nominaciones-, y Sentimental, de Cesc Gay, por el premio a la mejor película. En la terna a mejor dirección, Calvo y Bollaín estarán acompañados por Isabel Coixet (Nieva en Benidorm) y Juanma Bajo Ulloa (Baby).

En la categoría de mejor actor, Javier Cámara (Sentimental) y David Verdaguer (Uno para todos), que tienen dos y un Goya respectivamente, tratarán de ampliar su palmarés frente a Mario Casas (No matarás), que debuta como nominado tras una popular carrera en cine y televisión, y al argentino Ernesto Alterio (Un mundo normal).

Candela Peña recibió su novena nominación y podría sumar su cuarto Goya por su interpretación en La boda de Rosa. En la pugna por la estatuilla a mejor actriz están también la veterana Kiti Mánver (El inconveniente), que la ganó en 1992 como mejor secundaria; Amaia Aberasturi (Akelarre) y Patricia López Arnaiz (Ane).