Por quinta ocasión, gran parte del desierto del Sahara se pintó de blanco por caída de nieve. Este fenómeno meteorológico sorprendió a todos los habitantes de la zona, pues desde el pasado 10 de enero las temperaturas habían bajado a menos de 0 grados.

Nieve en el desierto del Sahara es un fenómeno histórico

Aunque la región africana de Ain Séfra y el desierto del Sahara ya han experimentado más de 4 nevadas, sigue siendo uno de los puntos más cálidos del planeta con temperaturas que oscilan entre lo 12 y los 40 grados centígrados en promedio. 

Con una superficie de más de más de 9 millones de kilómetros, este desierto es el tercero más grande del mundo, solo lo anteceden la Antártida y el Ártico. 

Karim Bouchetata, un fotógrafo amante de los paisajes, logró capturar algunos paisajes nevados del Sahara. Con imágenes de ‘La Puerta del Desierto’, Karim demostró que la nieve sí puede llegar a las zonas más calientes del mundo. 

Nieve en Arabia Saudita no ocurría desde hace 50 años

Además de la caída de nieve en el desierto del Sahara, zonas de Asir, en Arabia Saudita, también experimentaron este fenómeno por primera vez desde hace más de 50 años.

Aunque los residentes estaban felices por ver las calles cubiertas de blanco, el departamento de meteorología emitió alertas máximas por el inusual descenso de temperaturas. 

El fotógrafo Abu Nayet Fawaz, compartió insólitas fotografías de camellos parados en dunas de arena cubiertas de nieve.

¿Por qué la nieve llega a los desiertos?

De acuerdo con agencias meteorológicas, las nevadas en los desiertos no son muy comunes ya que, aunque las temperaturas nocturnas suelen ser muy frías, el sol de la mañana derrite el hielo en minutos. 

Como consecuencia del cambio climático, las zonas desérticas de Argelia y Arabia Saudita sufren estos fenómenos por los sistemas de alta presión de aire frío que se desplazan hacia los desiertos y el aumento de humedad.