¿La luna llena tiene efectos en los hábitos de sueño de las personas? Sí, de acuerdo con un estudio realizado por la Universidad de Washington, la Universidad de Yale (ambas en Estados Unidos) y la Universidad Nacional de Quilmes, en Argentina, cuyos resultados han sido publicados por la revista Science Advances.

Según los resultados de la investigación, los ciclos del sueño de las personas oscilan durante los 29.53 días que dura el ciclo lunar, pero la fase lunar que mayores efectos tendría sobre los hábitos de sueño de los humanos es la luna llena, provocando que la gente se gente duerma más tarde en los días previos y durante menos tiempo.

Ritmos circadianos naturales estarían sincronizados con las fases del ciclo lunar

Los expertos llegaron a estas conclusiones sobre la luna llena tras dar seguimiento a las variaciones del sueño registradas por personas que habitan tanto en entornos urbanos como en rurales, específicamente en comunidades indígenas del norte de Argentina y en estudiantes universitarios de Seattle.

El estudio sobre las variaciones del sueño y la luna llena destaca que las oscilaciones se presentaron independientemente del acceso a la electricidad de los participantes, aunque fueron menos pronunciadas en las personas que viven en entornos urbanos.

Al respecto, los autores del estudio explicaron en un comunicado que la omnipresencia del patrón puede indicar que los ritmos circadianos naturales están “de alguna manera” sincronizados con las fases de la luna.

Durante su estudio, los investigadores usaron monitores de muñeca para seguir los patrones de sueño de 98 personas de tres comunidades indígenas en la provincia argentina de Formosa, durante uno o dos ciclos lunares completos.

Las comunidades diferían en su acceso a la electricidad: una no tenía, otra lo tenía limitado y una tercera estaba situada en un entorno urbano, con pleno acceso a la electricidad.

Todos los participantes durmieron menos en días previos a la luna llena

Al final, todos los participantes en la investigación mostraron oscilaciones del sueño a medida que la luna avanzaba en su ciclo de 29.5 días.

Según la comunidad, la cantidad total de sueño variaba a lo largo del ciclo lunar en una media de 46 a 58 minutos, y a la hora de acostarse oscilaba en unos 30 minutos. 

Además, en las tres comunidades la gente se acostaba más tarde y dormía menos en las noches de tres a cinco días anteriores a la luna llena.

Al descubrir este patrón, los científicos analizaron datos de sueño de 464 universitarios de Seattle, que se habían recogido para otro trabajo, y encontraron las mismas variaciones.

Ante ello, los autores presumen que las oscilaciones podrían tener una relación con el hecho de que las noches previas a la luna llena tienen más luz natural disponible después del atardecer.