Por José Jaime Ruiz

La incorporación del senador Víctor Fuentes al proyecto ciudadano de Clara Luz Flores Carrales es una suma muy importante. A la coalición de Juntos Haremos Historia en Nuevo León le construye la apertura que Clara Luz andaba buscando para ser incluyente más allá de los colores de partido porque a esta alianza, que ya había incorporado priistas (y la alcaldesa misma siendo expriista) le hacía falta un rostro importante del PAN.

Esta apertura ciudadana quiso cumplirse en las negociaciones que Presidencia de la República, Morena y Clara Luz tuvieron con Luis Donaldo Colosio quien, desde hace semanas, había acordado con Samuel García y Agustín Basave que permanecería como candidato a la alcaldía de Monterrey por Movimiento Ciudadano. Alejado Colosio, se construyó la opción Fuentes.

La apuesta de Víctor por la alcaldía de Monterrey se da cuesta arriba. Colosio es el candidato a vencer. A estas alturas Víctor no gana la alcaldía, pero sí le suma los puntos panistas que requiere la candidatura plural de Flores Carrales. Inmediatamente, ya que el PAN le cedió la plaza al priista Francisco Cienfuegos, Víctor Fuentes se colocará en segundo lugar en las encuestas. Si acepta la candidatura, el senador será la opción real frente a Luis Donaldo Colosio, una mala noticia para el priista Paco Cienfuegos.

Las palabras de Clara Luz al invitar a Víctor Fuentes son un duro golpe para la candidatura de Fernando Larrazabal: “A todos los ciudadanos, pero en particular a Víctor por la injusticia de la que fue víctima, los invito a que se sumen a este gran equipo y tomemos juntos en nuestras manos el futuro de Nuevo León”.

Al victimizar a Víctor Fuentes, Clara Luz extiende el agravio a todos los panistas y ciudadanos que veían al senador como una opción panista a la gubernatura. Larrazabal no tiene controlada la candidatura panista a Monterrey y, se sabe, un candidato que no manda, pierde. Clara Luz manda y controla. Adrián de la Garza, junto a Paco Cienfuegos, mandan en el PRI medinista, ergo, controlan las candidaturas. Samuel García manda, y controla, las candidaturas. Fernando Larrazabal, no.

La incorporación del panista Víctor Fuentes le da la cara multicolor que la candidatura de Clara Luz necesitaba. Morenistas, petistas, verdes, aliancistas, priistas y ahora panistas hacen de esa candidatura una opción diversa, plural e incluyente o, lo que es mejor para Clara Luz, una candidatura ciudadana.