Este viernes se registró un incendio en el principal hospital para enfermos por Covid-19 de Bucarest en Rumania, donde hay cinco personas muertas.

El incendio se presentó en el hospital de enfermedades contagiosas Matei Bals de Bucarest y de las cinco personas muertas, cuatro eran pacientes con Covid-19. Además, cerca de cien pacientes han sido evacuados.

Inicialmente, se habían registrado cuatro víctimas mortales del incendio; sin embargo, una quinta víctima fue encontrada horas después calcinada en un baño del hospital, informó el ministro del Interior, Lucian Bode.

“Puedo confirmar que la víctima fue hallada carbonizada en el baño”, dijo el ministro. Por el momento, se desconoce si la persona encontrada muerta en el baño es de un paciente o de un empleado del hospital.

Tras las primeras indagaciones de las autoridades, el origen del incendio probablemente habría sido causado por un accidente con un aparato eléctrico, según la agencia Agerpres.

Un grupo de fiscales iniciaron la investigación para conocer las causas del incendio en el hospital de Bucarest, el cual es el segundo siniestro de esti tipo en tres meses en una unidad médica dedicada al Covid-19 en Rumania.

Incendio en otro hospital Covid de Rumania en noviembre pasado

El pasado 14 de noviembre de 2020, la Unidad de cuidados intensivos del hospital de Piatra Neamt ubicado en el noreste de Rumania se incendió, dejando un saldo de diez pacientes con Covid-19 muertos y un médico tuvo que ser tratado en Bélgica tras graves quemaduras.

El incendio se originó debido a un cortocircuito. Con base en la investigación realizada en diciembre, las autoridades encontraron cerca de dos mil deficiencias en los sistemas contra incendios de las unidades de cuidados intensivos de los hospitales de Rumania.

Otro de los episodios más graves presentados en Rumania ocurrió el 30 de octubre de 2015, cuando un incendio en un centro nocturno de Bucarest ocasionó la muerte de 64 personas y dejó 146 heridos. Algunos de los pacientes murieron a causa del pésimo estado de los hospitales públicos rumanos, lo que provocó un escándalo que acabó hundiendo al gobierno.