Ante la gran cantidad de animales que se han muerto en el Parque La Pastora, el Congreso del Estado pidió a la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente analizar la posibilidad de suspender o revocar el permiso para operar.

Lo anterior ante las irregularidades y falta de atención que se han detectado y que han culminado con el deceso de varias especies.

Claudia Tapia Castelo, coordinadora de la bancada Independiente dijo que esto era necesario pues ni el parque y mucho menos Vida Silvestre han transparentado los casos que se han presentado.

La gota que derramó el vaso fue la muerte de dos canguros y su cría a manos de unos perros que se introdujeron al parque y atacaron a los animalitos.

“Se solicita a la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) que, en el uso de sus atribuciones de protección a la fauna silvestre, de manera urgente, realice una inspección a profundidad en el Zoológico La Pastora y determine si existió alguna omisión o negligencia por parte de los encargados del Organismo Público Descentralizado Parques y Vida Silvestre de Nuevo León en los hechos que provocaron la muerte de tres canguros”.

“También se está solicitando a la Profepa que tome en cuenta el contexto en que han sucedido las múltiples muertes en el parque estos últimos dos años, para que analice suspender o revocar el permiso para operar al Zoológico La Pastora”.

“Lo anterior hasta en tanto el Gobierno del Estado designe un organismo que pueda garantizar la vida, salud y bienestar de los seres sintientes que se encuentran confinados en el zoológico”, señaló.

Como parte del exhorto se aprobó también solicitar a Parques y Vida Silvestre toda la información sobre la atención clínica y cuidados brindados a los canguros antes de su muerte y los resultados de la necropsia que se les haya practicado.