Debido al aumento de casos de ‘brazos de coronavirus‘, un grupo de dermatólogos ha abierto un registro para que los profesionales de la salud informen sobre tales reacciones en sus pacientes, en un esfuerzo por comprender mejor las manifestaciones en la piel derivadas de la vacuna contra el Covid-19.

Al respecto, la Asociación de la Academia Estadounidense de Dermatología, que inició el registro, advierte sobre la importancia de documentar los casos de inflamación y enrojecimiento tras la vacuna, con el objetivo de reducir los efectos secundarios.

“Es incómodo, pero no dejaría que eso te impida recibir la vacuna“, comenta la doctora Elizabeth Houshmand, una dermatóloga certificada por la junta en Texas, Estados Unidos, quien piensa que los parches rojos e hinchados que algunos pueden ver en el brazo días después de recibir la vacuna indican una “respuesta inmune creciente”.

Sin embargo, aquellos que experimentan un aumento de enrojecimiento o sensibilidad en la zona donde fue colocada la vacuna 24 horas después de recibirla, o tienen efectos secundarios “preocupantes” que no desaparecen después de unos días, deben consultar con su médico sin dudas para que este registre el caso. 

Efectos secundarios de la vacuna contra el coronavirus 

De acuerdo con los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), los efectos secundarios comunes de la vacunacontra el coronavirus incluyen dolor e hinchazón en el lugar de la inyección. Además, algunos pacientes pueden fiebre, escalofríos, fatiga o dolor de cabeza.

Para ello se aconseja colocar un paño limpio, fresco y húmedo sobre la zona del piquete en caso de que se sienta dolor, y también ejercitar el brazo para reducir cualquier malestar. Los síntomas conocidos como “comportamiento reactogénico” pueden ir desde dolor en la zona de la aplicación, hasta malestares no incapacitantes como escalofríos y fiebre.