Una investigación de la iglesia católica alemana concluyó que monjas de la Arquidiócesis de la Colonia alquilaron a 175 niños huérfanos para que fueran abusados sexualmente por sacerdotes y empresarios, entre los años sesenta y setenta. Sin embargo, los abusadores ya están muertos.

El informe fue realizado luego de que más de 15 víctimas exigieron a la Arquidiócesis de Colonia realizar una investigación completa de la violencia sexual que ejercía la iglesia católica. La investigación concluyó en enero de 2021, pero el arzobispo Reiner Maria Woelki se negó a hacerlo público, de acuerdo con The Dealy Beast. 

Iglesia alemana negó dar en adopción a los niños huérfanos

Karl Haucke, actualmente tiene 63 años de edad, lideró el grupo de víctimas para denunciar a la iglesia católica alemana y aseguró que fue abusado sexualmente al menos una vez a la semana, por un sacerdote, cuando tenía entre 11 y 14 años , de acuerdo con Deutsche Welle.

Los hombres denunciaron que eran niños huérfanos y vivían en pensiones de la Orden de las Hermanas del Divino, pero las monjas les negaban ser adoptados para venderlos a sacerdotes u hombres de negocios, para que abusaran sexualmente de ellos.“No teníamos palabras para describir lo que nos estaban haciendo. Tampoco sabíamos lo que significaba. Y no se detuvo en el dolor físico. Teníamos una clara sensación de humillación y de ser utilizados”Karl Haucke,

Iglesia católica alemana alquilaba los niños a empresarios

Sin embargo, aunque la iglesia alemana quería reservar la investigación acerca del abuso sexual, los abogados que tienen acceso al informe de 560 páginas, han compartido algunos segmentos a los medios de comunicación, entre ellos The Daily Beast.

El informe menciona que varios hombres de negocios alemanes“alquilaban” a los niños que vivían con las monjas entre los años sesenta y setenta. Entre los abusos, los niños eran obligados a participar en orgías y después eran devueltos a las monjas. “Algunos de los niños fueron preparados para ser esclavos de pervertidos”, dice el informe.

El informe señala que 175 personas, en su mayoría niños de entre 8 y 14 años, fueron abusados sexualmente durante dos décadas. Sin embargo, la investigación atribuye que las monjas no fueron las culpables, sino los errores de gestión y la “indulgencia” hacia quienes fueron acusados por los niños y permitieron que el abuso continuara.

Abusadores de la iglesia católica alemana ya están muertos

En el informe también se encuentra una encuesta realizada en órdenes religiosas, que arroja que mil 412 personas que vivían o frecuentaban conventos fueron abusados sexualmente cuando eran niños y adolescentes. El 80 por ciento de los encuestados eran hombres y el resto mujeres. Sin embargo, 80 por ciento de los abusadores ya se encuentran muertos y otro 37 por ciento había abandonado la orden religiosa.

Los principales abusadores señalados en el informe ya están muertos, otras victimas llegaron a un acuerdo con la iglesia de recibir una compensación económica y de esa forma no se sumaron a la demanda. Para el obispo Karl Heinz Wiesmann, quien actualmente dirige la Arquidiócesis de Colonia, el informe era tan “sangriento” que sería muy impactante hacerlo público.