El exgobernador del estado de Puebla, Mario Marín Torres, “El Gober Precioso”, fue detenido por elementos de la Fiscalía General de la República (FGR), en el municipio de Acapulco, en Guerrero.

De acuerdo con lo asentado en diferentes reportes, la captura de Mario Marín -sobre quien pesa una orden de aprehensión por su presunta responsabilidad en el delito de tortura en agravio de la periodista Lydia Cacho- se dio luego de un cateo en un inmueble particular.

Durante las siguientes horas, el ex gobernador de Puebla será trasladado a la ciudad de Cancún, en el estado de Quintana Roo, para ser puesto a disposición de la autoridad que lo requiere.

Versiones señalan que el inmueble donde se realizó el cateo que derivó en la detención de Mario Marín Torres, es propiedad de una hermana del exgobernador y en el mismo sitio, se encontraba con otros familiares.

Lidya Cacho: El caso por el que Mario Marín fue detenido

En el año 2004, la periodista Lydia Cacho publicó el libro “Los Demonios del Edén”, un reportaje en el que la comunicadora dio a conocer que el empresario del ramo textil, Kamel Nacif, organizaba fiestas en las que se pervertía y abusaba de menores de edad y en las que, además, participaron al menos 19 funcionarios y empresarios mexicanos y extranjeros.

Un año después, en 2005, Nacif presentó una denuncia en contra de Lydia Cacho, a quien acusó por difamación y calumnias. En el mes de diciembre de ese mismo año, —cuando Mario Marín llevaba 10 meses al frente del gobierno de Puebla—, policías de ese estado detuvieron a la periodista en Quintana Roo, a raíz de la denuncia que interpuso el empresario.

En el traslado que fue realizado por la vía terrestre de Cancún a Puebla, Lydia Cacho fue víctima de tortura por parte de los policías que la detuvieron. Más tarde, la periodista alcanzó la libertad luego de que pagó una fianza de 106 mil pesos, sin embargo el proceso legal en su contra aún se extendió por más de un año.

Kamel Nacif y el agradecimiento a su “Góber precioso”

En el mes de febrero del año 2006, se dio a conocer en medios de comunicación una conversación telefónica que el entonces gobernador de Puebla sostuvo con Kamel Nacif y en la que se escuchaba a este último, agradeciendo al “Góber Precioso” por la detención de la comunicadora, así como por los “coscorrones” que le dio.

Al exhibirse la complicidad entre Nacif y Mario Marín, con lo que también se demostró la responsabilidad del entonces mandatario en los actos de tortura de los cuales fue víctima, Lydia Cacho contrademandó a entonces gobernador y los policías que la agredieron.

Pese a las evidencias, las autoridades negaron actuar en contra de los implicados en los hechos, no obstante Cacho continuó con su lucha durante 13 años, pues no fue sino hasta el 11 de abril de 2019, cuando el Primer Tribunal Unitario de Cancún giró 4 órdenes de aprehensión contra Mario Marín, Kamel Nacif, el exjefe de la Policía Judicial de Puebla y el ex director de Mandamientos Judiciales del estado, por los actos de tortura en los que incurrieron.

¿Quién es Mario Marín, “El Góber Precioso”?

Mario Plutarco Marín Torres, quien es popularmente conocido como “El Góber Precioso”, nació en el municipio de Nativitas Cuatempan el 28 de junio de 1954, en el estado Puebla, entidad de la que fue gobernador por el PRI durante el periodo comprendido de 2005 a 2011.

Fue en el año 1972 cuando inició su carrera en la política, ya que tras graduarse como licenciado en Derecho por la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla (BUAP), se afilió al Partido Revolucionario Institucional (PRI).

Previo a ganar las elecciones a la gubernatura del estrado de Puebla, “El Gober Precioso” de 66 años de edad, ocupó diversos cargos públicos, ya que fue presidente municipal de la ciudad de Puebla e incluso fue presidente del PRI en la entidad.

En el año 2005, como abanderado del Revolucionario Institucional, Mario Marín ganó las elecciones a la gubernatura de Puebla y en dicho cargo, el hoy detenido fue protagonista de uno de los escándalos políticos más sonados de los últimos años, pues ordenó la detención de la periodista Lydia Cacho debido a la publicación del libro “Los Demonios del Edén”.