Derivado del abuso que está sufriendo la ciudadanía con quienes comercializan los tanques de oxígeno y diversos insumos, la bancada Independiente del Congreso local presentó una iniciativa para tipificar como delito el lucro excesivo en perjuicio de los ciudadanos, castigándose, como mínimo, con tres años de prisión.

La diputada Claudia Tapia Castelo dijo que se trataba de una modificación al Artículo 430 del Código Penal para que las autoridades puedan actuar contra quienes han estado lucrando con la salud desde que inició la pandemia.

“Ante la dura y delicada situación que estamos viviendo con motivo de la pandemia, se ha estado presentando una problemática que agrava más la vida de quienes sufren los estragos de estos contagios, me refiero al lucro desproporcionado que realizan personas y negocios, con la venta de insumos necesarios para cuidar la salud, estoy segura de que se debe sancionar por la vía penal a los oportunistas”.

“Tan solo la Profeco ha informado que en las últimas tres semanas ha aumentado en un 700 por ciento la venta de estos productos y que han cancelado, junto con la policía cibernética, mil 050 perfiles de Facebook y 100 proveedores de comercio electrónico que se dedicaban a estafar a la población”.

“Así que con la reforma que propongo se estaría sancionando por el delito en contra del consumo a quienes produzcan, distribuyan, renten o vendan en la entidad cualquier mercancía o producto atribuyéndole cualidades o usos que no tienen, y a quienes acaparen, oculten o de manera injustificada retiren del mercado cualquier insumo, producto o equipo médico, con el objeto de obtener un alza en los precios o afectar el abasto”.

De acuerdo con la propuesta, las sanciones también alcanzaría a toda aquella persona o negocio que venda o rente algún producto o mercancía, cuya utilidad sea indispensable para la salud y el bienestar de las personas en la entidad.

“La pena más baja que se propone es de uno a tres años y multa de cien a trescientas cuotas, mientras que la más alta es de tres a seis años, y multa de cuatrocientas a ochocientas cuotas, esta última pena se aumentaría en una mitad cuando la conducta se realice durante la vigencia de una declaratoria de emergencia sanitaria por fuerza mayor”.

“Se propone que en todos los casos el delito se persiga de oficio. Situaciones tan indignantes como esta, deben ser castigadas”, expuso la legisladora.

Por el bien de la población que está sufriendo por culpa de pandemia al tener a un familiar enfermo, Tapia Castelo espera que su iniciativa tenga el apoyo del resto de las bancadas para poder ponerle un alto a tanto abuso por quienes venden tanques de oxígeno.