Por José Jaime Ruiz

josejaimeruiz@lostubos.com

@ruizjosejaime

Por su naturaleza, las mañaneras no pueden ser asépticas. Su dramaturgia se funda en la provocación. La secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, la libró, con la salvedad de dos o tres anécdotas perecederas. El presidente Andrés Manuel López Obrador la celebró: “A veces veía la mañanera y muy bien la licenciada Olga, cumplió, nos relevó”.

Sánchez Cordero cumplió, pero no marcó agenda, tampoco ese era su papel. El recogimiento de López Obrador sonó a canción de Álvaro Carrillo: hay ausencias que triunfan. La derecha escribió sobre la gravedad de su enfermedad (Raymundo Riva Palacio), inclusive dudaron de que padeciera Covid o especularon sobre el “bulto” de su saco (Reforma). Pobre periodismo de especulación, no de investigación.

A partir de este lunes, el presidente impone agenda, no desde la pasividad sino, de nuevo, desde la actividad, desde el activismo comunicacional. “El concepto de agenda-setting designa un modelo que establece una relación causal entre la importancia que asignan los medios a ciertos temas (issues) y la percepción que tienen los consumidores de noticias de la importancia de esas cuestiones”.*

Los medios de comunicación tratan de “ideologizar” a sus públicos a través de la agenda. Como nunca había sucedido en los sexenios anteriores, la apuesta comunicacional de las mañaneras ideologiza a los ciudadanos y “desideologiza” a los medios de comunicación de la derecha. Cada mañana Andrés Manuel traza o trata de imponer un círculo virtuoso alrededor de la 4T y empuja a los medios de comunicación de la derecha a un círculo vicioso.

En época de la 4T los medios de comunicación no determinan la agenda pública; en realidad la determina la 4T bajo la batuta de López Obrador como director de orquesta en las mañaneras. AMLO se “ausentó” dos semanas, no hubo crisis política, tampoco comunicacional.

* “Los límites del modelo agenda-setting”, Jean Charron en Comunicación y política, Colección “El Mamífero Parlante”. Gedisa Editorial, p. 72.