El Congreso de Nuevo León aprobó un exhorto presentado por la bancada de Movimiento Ciudadano para que la Secretaría de Salud estatal incluya a la población de adultos mayores a los 60 años a las actividades de reintegración social.

Marco Antonio Decanini Contreras, legislador de la Bancada Ciudadana, explicó que, para reintegrarlos, las autoridades deben crear mecanismos y protocolos para que los establecimientos permitan el acceso de los adultos mayores.

Desde que inició la pandemia hasta hoy, explicó Decanini Contreras, los adultos mayores tienen prohibido presentarse en más de 30 tipos de establecimientos, por ser considerados como “personas vulnerables” ante el Covid-19.

Al estar encerrados en casa desde marzo del año anterior, existe el riesgo de que los adultos mayores decaigan en su salud psicoemocional, víctimas de la denominada “fatiga pandémica”.

El diputado indicó que esto puede provocar entre los adultos mayores “síntomas de somnolencia diurna por alteraciones del sueño, dolores articulares y musculares sin causa aparente, irritabilidad, disminución de memoria, y hasta se advierte que puede caer en problemas de consumo de alcohol y violencia familiar”, según opiniones expertas.

Decanini Contreras enfatizó que el distanciamiento físico no es lo mismo que el distanciamiento social, por lo que es urgente que los establecimientos comerciales adopten medidas para que este sector de la población no sea excluido de la sociedad.