Una anciana de 78 años murió tras recibir la vacuna contra el Covid-19 de Pfizer en la Universidad Estatal Politécnica de California, Estados Unidos, el pasado viernes 12 de febrero. Mientras se encontraba reposando en el área de observación, se quejó de un malestar.

Esto ocurrió inmediatamente después de haber recibido la vacuna contra el Covid-19 y perdió el conocimiento mientras era evaluada por el personal médico. Según declararon los especialistas, la vacuna que recibió había sido preparada alrededor del mediodía.

Y pese a que los paramédicos intentaron la reanimación cardiopulmonar casi de inmediato, no hubo nada que pudieran hacer para salvarla. En tanto, los médicos no han determinado la causa de su muerte, pero informaron que no hubo signos o síntomas de una reacción alérgica o anafiláctica grave, mientras que su familia compartió que la anciana tenía antecedentes de padecimientos relacionados con el corazón.

La mujer estuvo acompañada por su esposo de 57 años, quien también recibió la primera dosis de la vacuna. De acuerdo con los funcionarios de Kaiser Permanente, a pesar de la tragedia el hombre todavía tiene la intención de recibir su segunda dosis, lo que podría ocurrir en una par de semanas.

“No creemos que su muerte esté relacionada con la vacuna. El sitio permanecerá abierto y estas continuarán mientras haya suministros disponibles”

Kaiser Permanente, organización estadounidense.

Enfermera muere 2 días después de recibir vacuna contra el Covid-19

La enfermera Sonia Azevedo, de 41 años, de Portugal murió dos días después de haber recibido la primera dosis de la vacuna Pfizer/BioNTech contra el nuevo coronavirus. Azevedo atendía a pacientes de pediatría en el Instituto Portugués de Oncología de Oporto (IPO), por lo que fue considerada parte de los grupos prioritarios.

La enfermera recibió su primera dosis de Pfizer/BioNTech (única vacuna aprobada en Portugal) el 30 diciembre y el 1 de enero amaneció muerta en su casa en la ciudad de Maia. El resultado de la autopsia determinó que hasta el momento no hay pruebas de que su fallecimiento esté relacionado con la aplicación de la vacuna.

Fotografía: Pixabay