La Secretaria de Salud en la Entidad clausuró este miércoles una clínica particular en San Nicolás y detuvo a seis personas por vender vacunas contra el Covid-19 de manera clandestina. Mediante un operativo en coordinación con Fuerza Civil, las autoridades estatales llegaron al inmueble denominado Spine Clinic, ubicado en la calle Ramón López Velarde, en la colonia Anáhuac. En ese momento había una gran cantidad de personas haciendo fila de espera para aplicarse la dosis por la que cobraban 11 mil 100 pesos.

Manuel de la O Cavazos, titular de la dependencia informó que de inmediato aseguraron las vacunas, pues no saben si realmente son dosis para combatir el virus o está fabricada por algún otro componente. Porque de primera instancia, las autoridades encontraron que no estaban almacenadas adecuadamente.

“Había personas haciendo fila, se detuvieron a seis personas de la clínica. Ya abrimos una investigación para saber dónde tenían el ultra congelador, donde tenían otras clínicas, es algo muy delicado porque la gente no sabe si le están poniendo agua o veneno”.

El funcionario estatal dijo estar preocupado porque ya anteriormente habían aplicado las vacunas en el Fraccionamiento Las Misiones a alrededor de 80 personas o más.

“Encontramos las vacunas y no servían porque no estaba en una red de frío adecuado. Las vacunas deben de estar en una ultra congelación y ya una vez sacadas del ultra congelador duran cinco días porque después ya no sirven. Una vez preparada dura seis horas. Las vacunas se encontraron en la hielera, sin la red de frío adecuada, si realmente era una vacuna, no les va hacer efecto”.

“Se está haciendo una investigación para llegar a la raíz del problema. Dónde las consiguieron, quién las introduce al país o al estado, o de dónde las robaron, si fue aquí en Nuevo León o en otro lado. Con la salud no se lucra y no se puede engañar a las personas”.

“No sabemos si solamente compraron las etiquetas de las vacunas de Pfizer o AztraZeneca. Ahorita no hay vacunas en el país, eso quiero que lo sepan las autoridades. Solamente están autorizadas esas dos vacunas, no más, pero las que hay en México están perfectamente controladas”.

Dijo también que las personas que ya fueron vacunadas tendrían que esperar para ver el efecto que tuvieron y si realmente tienen anticuerpos o ver que otra cosa les inyectaron. De la O Cavazos, afirmó que de esto ya dio aviso a las autoridades federales porque es un delito federal lo que se llevó a cabo.

“Estamos preocupados que las personas que se inyectaron piensen que ya están protegidos y que la vacuna no sea, en una reunión se van a contagiar y se les va a complicar y pueden morir. Debido a las pocas vacunas va a existir el mercado negro, pero en realidad no sabemos si son en verdad o no dosis contra el Covid-19.”

Por lo pronto las investigaciones ya se están realizando, para ver quiénes son los que están involucrados y saber realmente si se vacunaron contra el virus y sobre todos que efectos dañinos a la salud pudieran tener.