La Universidad Médica de Innsbruck, publicó este jueves 18 de febrero un estudio en el cual se asienta que los residentes de la estación de esquí de Ischgl, han mantenido una inmunidad permanente al Covid-19, tras un fuerte brote previo de la enfermedad.

De acuerdo con lo indicado por la agencia de noticias Reuters, el estudio del organismo austriaco señala que a 8 meses de que en la población de Ischgl se registrara el mayor brote de Covid-19 de toda Austria, prevalece una constante inmunidad al coronavirus.

El reporte destaca que los científicos que están a cargo de la investigación han encontrado algunos datos que podrían sugerir que la inmunidad de grupo, o inmunidad de rebaño, puede empezar a funcionar antes de lo que se ha creído.

Muestreos en abril y noviembre indicaron permanencia de inmunidad al Covid-19

Cabe destacar que la Universidad Médica de Innsbruck, llevó a cabo un estudio durante el pasado mes de abril, en cual se reveló que el 42 por ciento de la población de Ischgl contaba con anticuerpos contra el coronavirus.

En tanto, el otro estudio que realizó desde noviembre la institución educativa y se publica este día, indica que la gran mayoría de los que tenían anticuerpos en el primer muestreo, seguían teniéndolos en el segundo.

Hasta el 90 por ciento de los habitantes de Isgchl mantienen anticuerpos

Al respecto, la viróloga Dorothee van Laer publicó un comunicado en el que asegura que cerca del 90 por ciento de las personas que mostraron anticuerpos para el Covid-19 en abril, continúan teniendo la inmunidad.

“A pesar de un ligero descenso en la concentración de anticuerpos podemos (…), decir que la inmunidad es relativamente estable”

Universidad Médica de Innsbruck

La universidad indicó que la investigación en la estación de esquí, se trata de una de los mayores en su tipo para ayudar a responder a la pregunta de cuánto tiempo dura la inmunidad después de la infección.

De la misma forma, se sugiere que la inmunidad de rebaño empieza a funcionar antes de lo que muchos han sugerido, pues Ischgl tuvo una segunda oleada de casos en noviembre mucho menor que las de otras ciudades comparables de la región.

Fotografía: Especial