Los Rayados de Javier Aguirre son un equipo que mete pocos goles, tiene poco remate a portería y además es poco efectivo en cuanto al arco contrario. La ofensiva albiazul, comandada por los nombres de Rogelio Funes Mori, Dorlan Pabón, Maxi Meza, Charly Rodríguez, Avilés Hurtado, Vincent Janssen, Aké Loba, entre otros, simplemente ha estado ausente en los seis partidos de la Liga MX ya que tienen poco gol y realmente no asustan a nadie.

Monterrey, en sus seis partidos en la Liga MX dentro de este Guardianes 2021, sólo ha marcado cinco goles en esa cantidad de partidos y su promedio goleador no es mayor a un tanto por juego. Pareciera que la pólvora se les mojó en la ofensiva albiazul, ya que su cantidad de goles en este campeonato no es la esperada tras los grandes nombres que tienen en ofensiva, de hecho, es mucho menor a lo que en la previa se esperaba.

Ante Atlas, el que hizo los goles fue Funes Mori, con un doblete, frente al América de nueva cuenta apareció el delantero del Monterrey, el atacante argentino, con un gol, mientras que enfrentando a Puebla no hubo goles en el seno albiazul, contra Pumas solo uno, de Aké Loba, mientras que con Santos faltó el gol y de visitante con Necaxa sólo hicieron uno y ese fue de Maxi Meza.

En total, sólo han marcado cinco goles en seis partidos, tres de Funes Mori, uno de Aké Loba y otro más de Maximiliano Meza, cantidad de tantos poco esperada para una plantilla de tanta calidad y que está valorada en 71 millones 800 mil euros. Por si fuera poco, su falta de contundencia también se hace realidad respecto a sus remates al arco en todos sus compromisos de este Guardianes 2021, en donde sólo han rematado a gol en tan solo 23 ocasiones en sus seis partidos de este torneo.

Ante Atlas remataron en cinco ocasiones a gol y marcaron dos tantos, frente al América patearon tres veces a la portería y registraron un tanto, mientras que enfrentando a Puebla dispararon a gol en un total de cinco ocasiones, contra Pumas la situación fue mayor tras sus seis tiros a gol, con Santos se asomaron a la portería contraria en una ocasión y en su último partido, allá en Aguascalientes y con Necaxa, tuvieron tres remates a la portería rival.

Monterrey tiene un promedio no superior a los cuatro remates por partido y nada más en uno de esos cotejos han marcado más de una anotación, aspecto pobre a tomar en cuenta para un equipo albiazul que por nombres y calidad no puede decir que está corto en su plantilla, de hecho, lo que más le sobra son jugadores ofensivos que pueden marcar la diferencia en cualquier momento.

¿Pero cuál es la razón por la que Monterrey sólo tiene cinco goles en seis partidos, ha rematado a gol en 23 ocasiones en esa cantidad de cotejos y cuentan con un promedio no superior a los cuatro remates por encuentro? ¿Cuál es la razón? ¿Dicha razón estará relacionada con las lesiones de Vincent Janssen, Aké Loba, Rogelio Funes Mori o las bajas de juego pronunciadas en Avilés Hurtado, Dorlan Pabón, Carlos Rodríguez y compañía?

La realidad es que la causa de la falta de gol en este Monterrey es un cúmulo de lo anteriormente detallado y es algo con lo que tendrá que lidiar el entrenador albiazul, el experimentado Javier Aguirre, estratega que con el paso de las jornadas sigue sin encontrar la brújula en la Pandilla del Cerro de la Silla y el cual aún no tiene la respuesta para el tan poco gol en su equipo y su escasa presencia en el arco contrario.