Debido al clima invernal, las famosas cataratas del Niágara han estado congeladas desde hace varias semanas. Pero en días reciente, este fenómeno sorprendió a los turistas ya que fueron testigos de un arcoíris que adornó la formación natural. Impresionados ante este fenómeno, los visitantes tomaron fotos a las cataratas y rápidamente se difundieron en redes sociales.

Las cataratas del Niágara son un conjunto de cascadas ubicadas en el río Niágara, en la frontera entre Estados Unidos y Canadá. Debido a la tormenta invernal Harper, desde finales de enero, las bajas temperaturas lograron congelar las aguas que desembocan en el lago también llamado Niágara.

Aunque es un fenómeno espectacular, las cataratas del Niágara ya se han congelado en años anteriores. Lo sorprendente es que las cascadas congeladas estuvieran coronadas por un arcoíris.

Se congelan únicamente en la superficie

Aunque las cataratas llevan ya varias semanas congeladas debido a la tormenta Harper, la ola de frío extremo provocada por el vórtice polar ha provocado que crezcan estalactitas gigantes de hielo.

Las cataratas del Niágara tienen una caída aproximadamente de 51 metros y se congelaron debido a las bajas temperaturas extremas que alcanzaron los 20 grados bajo cero. Las cataratas del Niágara son las más grandes de Norteamérica. “Niágara” significa “trueno de agua” en idioma iroqués.

De acuerdo con “National Geographic” las cataratas del Niágara se congelan únicamente en la superficie, pero en el interior el agua sigue cayendo. Para que las cataratas del Niágara se congelen en su totalidad se necesitan temperaturas bajo cero por, al menos, 48 horas seguidas.

Fotografía: Twitter