Con deficiencias llegó el sistema de reporte diario del coronavirus Covid-19, Vigilancia Epidemiológica en México, dijo la Auditoría Superior de la Federación. De acuerdo con el reporte de la ASF, si bien el sistema de reporte diario del coronavirus cumplió en lo general con su objetivo, llegó a la pandemia con deficiencias.

Se auditó el desempeño de la Vigilancia Epidemiológica de la Secretaría de Salud (Ssa), a cargo de la Dirección General de Epidemiología y el Centro Nacional de Programas Preventivos y Control de Enfermedades (Cenaprece).

¿Qué deficiencias halló ASF?

La Auditoría Superior de la Federación informó que la Vigilancia Epidemiológica en México, es decir, el sistema de reporte diario del Covid-19 llegó con deficiencias a la pandemia.

Las fallas que halló la ASF es:

  • En su operación y con falta de actualización en cuanto a criterios para los registros de morbilidad y mortalidad de enfermedades que monitorea.

Para la ASF, en 2019, la vigilancia epidemiológica, a cargo de la Secretaría de Salud permitió la recolección de información de las condiciones de salud de la población; no obstante, presentó deficiencias en su diseño y operación.

Consideró que en el diseño del sistema de reporte diario del Covid-19:

  • No se elaboró un diagnóstico, cuantitativo y cualitativo, en el que se identificara el problema que se buscó atender, ni sus causas y efectos.
  • No se actualizó la norma oficial mexicana, en cuanto a los criterios, especificaciones y directrices a seguir en el SINAVE (Sistema Nacional de Vigilancia Epidemiológica) para la recolección de la información de morbilidad y mortalidad de enfermedades sujetas a dicha vigilancia.

La ASF abundó que en 2019 tampoco se elaboró el diagnóstico para identificar las necesidades de formación y capacitación en materia de vigilancia epidemiológica.

Tampoco se implementaron mecanismos de coordinación con los laboratorios estatales de Salud Pública para estandarizar su operación, mismos que en 2020 se encargaron de procesar las primeras pruebas de Covid-19 para determinar la existencia de casos sospechosos y que trabajan en conjunto con el Instituto de Diagnóstico y Referencia Epidemiológicos (Indre) para la detección de casos e investigación de nuevas variantes del virus.

Con información de Forbes

Fotografía: Victoria Valtierra/Cuartoscuro