La empresa Boeing sabía de los problemas de las cubiertas de los motores del avión 777 y por eso trabajaba con la Administración Federal de Aviación (FAA, por sus siglas en inglés) para reforzarlas, de acuerdo con The Wall Street Journal. El diario explicó que Boeing trabajaba sobre el problema ya que tenía conocimiento de este desde hace 2 años, previo al aterrizaje de emergencia de uno de sus aviones en un vuelo de United Airlines en Denver, el pasado 20 de febrero de 2021.

Boeing laboraba en reforzar las cubiertas protectoras, al registrarse problemas similares en otros vuelos. Todo esto en medio de investigaciones de la Junta Nacional de Seguridad del Transporte sobre el hecho, que no dejó heridos.

Hasta el momento ni Boeing ni la FAA han hablado de los trabajos para modificar las cubiertas del 777, pese a que estos cambios suelen requerir pruebas y evaluaciones muy importantes. Sin embargo, un portavoz dijo al diario de Estados Unidos que hay comunicación constante con clientes y la FAA y hay esfuerzos para introducir mejoras de seguridad en toda la flota.

Paraliza flota de 777 tras aterrizaje de emergencia

Tras el aterrizaje de emergencia de un Boeing 777 en Denver, Colorado, la empresa paralizó los vuelos con toda su flota de estas aeronaves, para prevenir accidentes. Son en total 128 los aviones que permanecerán en tierra. Aunado a esto, las aerolíneas United Airlines, ANA y JAL, de Japón y Asiana Airlines, de Corea del Sur, anunciaron que las aeronaves que poseen de este tipo, comercializadas por Boeing, quedarán inmovilizadas.

La FAA ordenó inspecciones a algunos aviones del modelo Boeing 777 con el fin de determinar las causas del percance ocurrido el 20 de febrero. Dicho vuelo acababa de despegar de Denver con rumbo a Honolulu, en Hawái, con 231 pasajeros y 10 tripulantes.

El motor del avión de Boeing se incendió y los pilotos tuvieron que regresar de inmediato al aeropuerto del que salieron. No hubo heridos y el avión aterrizó sin contratiempos.

Fotografía: @AirCrashMayday