El Laboratorio Cultural Ciudadano, con sede en el Antiguo Palacio Federal, abrió sus puertas a la población este sábado 27 de febrero. La obra, que incluye una Explanada Cultural que conecta mediante un paseo peatonal con el Palacio de Gobierno, busca consolidarse como el Bellas Artes de Nuevo León.

El gobernador Jaime Rodríguez Calderón, acompañado de Arturo Herrera Gutiérrez, Secretario de Hacienda y Crédito Público, cortó el listón inaugural del espacio calificado como el más grande Iberoamérica y único en el país.

“Crear esta plaza no es sólo tener una placa, esta plaza tiene mucho esfuerzo de todos, pero particularmente un edifico que debe ser orgullo de la actividad regiomontana… En donde conservamos lo viejo, pero creamos lo nuevo, en donde las dos cosas se puedan hacer de manera activa y completa.”

Ricardo Marcos, titular de Conarte, indicó que en este se pondrá a disposición de la ciudadanía lo último en tecnología para la generación de proyectos relacionados con la sustentabilidad, tecnología, artes visuales y escénicas.

A 90 años de su construcción y en 16 mil metros cuadrados, el Antiguo Palacio Federal, ahora como Centro Cultural Metropolitano Nuevo León, recuperó su vocación cultural al albergar este Laboratorio Ciudadano. Con una inversión superior a los 80 millones de pesos, cuenta con 34 nuevos espacios entre los que destacan laboratorios de producción sonora, artes visuales y escénicas, tecnología, ciudad y digitales, biblioteca, galería, salón polivalente, ocho residencias, cafetería, terrazas y mirador.

Para su construcción se tomó como referencia al MediaLab del Museo del Prado, en España, y se integró un comité asesor integrado por Pablo Pascale, Marcos García, María García Holley, Carmen Junco, Alejandra Fernández, Antonio Lafuente e Inés Sáenz Negrete.

Tras un recorrido por el lugar, las autoridades develaron una placa conmemorativa y se propuso instalar una nueva con el nombre de los albañiles que hicieron realidad el proyecto.

En el 2013 el Antiguo Palacio Federal fue convertido por el entonces gobernador Rodrigo Medina de la Cruz en oficinas de gobierno, por lo que la actual administración decidió devolverle su vocación.