Trabajadoras sexuales denunciaron que un grupo de hombres y mujeres las han agredido frecuentemente mientras trabajan en la ciudad de Puebla; los responsables, que estarían en aparente estado de ebriedad, los últimos fines de semana han pasado a bordo de un automóvil con vidrios polarizados para realizar los ataques.

De acuerdo con El Sol de Puebla, las trabajadoras sexuales advirtieron que este automóvil circula por sur y centro de la capital poblana; la última agresión sucedió la madrugada del pasado jueves 4 de marzo, cuando estas personas que viajaban en el automóvil de color negro por bulevar Las Torres, les lanzaron huevos, botellas y piedras.

En este ataque, una de las trabajadoras sexuales de 29 años de edad resultó con lesiones en su pierna derecha. El mismo día, las denunciantes explicaron que los agresores se dirigieron a la zona centro de Puebla para atacar a otro grupo de trabajadoras.

Resaltaron que no es la primera vez que son víctimas de este tipo de agresiones por las mismas personas; y aunque primero creyeron que se trataban de ataques por transfobia, refirieron que han agredido a todas en general y no sólo a las mujeres transgénero. Pidieron a las autoridades locales y estatales seguridad, vigilancia y patrullaje porque temen que la violencia en su contra aumente.

Aumenta número de trabajadoras sexuales por pandemia

En febrero pasado, la organización Brigada Callejera de Apoyo “Elisa Martínez” informó que por la pandemia de coronavirus Covid-19, se ha duplicado el número de trabajadoras sexuales independientes en la Ciudad de México.

Refirieron que antes de la Emergencia Sanitaria había aproximadamente 7 mil 700 trabajadoras sexuales, pero actualmente se estima que el número se duplicó a 15 mil 200, a causa de las condiciones económicas derivadas de la crisis sanitaria.

Según los datos de la organización, 40% de esta cifra son personas que habían dejado el trabajo sexual, pero regresaron a ejercerlo; otro 40% serían quienes comenzaron a trabajar por la crisis económica. Y el aumento principal estaría en las alcaldías Tlalpan, Revolución, Xochimilco y Azcapotzalco.

Por ello, pidieron respeto al trabajo sexual y reconocimiento al amparo ganado 112/2013 para que se les permita en vía pública trabajar. También acusaron que ningún gobierno definió una política pública para las trabajadoras sexuales ante el Covid-19, lo que aumentó la clandestinidad.

Fotografía: Galo Cañas/ Cuartoscuro