Por José Jaime Ruiz

josejaimeruiz@lostubos.com

@ruizjosejaime

Alejandro Junco, dueño del periódico El Norte/Reforma, la volvió a hacer –y no sólo en otra encuesta ficción–, ahora nos proporciona una encuesta fantástica, increíble. Al querer legitimar al PRI medinista, el periódico de la calle Washington rebajó aún más su credibilidad con los lectores. El amasiato entre la línea editorial de El Norte y los medinistas tiene varias semanas.

Empezó con la especie de que el ex presidente Carlos Salinas de Gortari había hecho una llamada a Adrián de la Garza / Francisco Cienfuegos / Rodrigo Medina para que dejaran en paz a Luis Donaldo Colosio Riojas en el tema de su residencia. ¿El objetivo del embuste propagado por El Norte? Imponer la percepción de que el padrino de Colosio es Salinas, con eso disminuirían la popularidad del candidato de Movimiento Ciudadano a la alcaldía de Monterrey. ¿Quién es peor villano: Salinas o Medina?

Un segundo movimiento de Alejandro Junco y el PRI medinista fue cucharear la encuesta a la gubernatura. Los resultados entre la candidata de Juntos Haremos Historia en Nuevo León, Clara Luz Flores Carrales, y Adrián de la Garza se registraron en una encuesta ficción. Esa encuesta de la semana pasada destruye las anteriores encuestas de El Norte cuando, en cualquier escenario, daban una cómoda ventaja a Clara Luz.

¿Cómo convencer a sus lectores ahora que Colosio Riojas está muy debajo de Francisco Cienfuegos y que Víctor Fuentes no se ha colocado en una buena posición? El mensaje de este medio de comunicación, en el fondo, es que las campañas negativas, la guerra sucia, en este caso contra Luis Donaldo, funcionan. Sólo así se entiende que, contra encuestas serias, el lodo medinista influye.

En realidad, la campaña en contra de Colosio Riojas fue contraproducente para Paco y Adrián, por eso recularon. El embuste de la llamada de Salinas de Gortari, para justificar su salida por la puerta de atrás, fue un perverso chistorete. El empate técnico entre Víctor Fuentes Y Luis Donaldo Colosio se rompió y Colosio Rojas avanzó cinco puntos porcentuales después del affaire.

El declive económico de El Norte es evidente, su influencia en la opinión pública regiomontana es cada vez menor, la decadencia de su credibilidad lo hace tener extraños compañeros de cama, complicidades inéditas. El amasiato entre Alejandro Junco y el PRI medinista se selló con las encuestas ficción. En fin, cuando pides que llueva… tienes que lidiar con el fango.