Durante la primera parte de la entrevista de Meghan Markle y el príncipe Harry con la conductora estadounidense Oprah Winfrey, que transmite a través del canal de CBS, la actriz habló sobre su llegada a la familia real. Y es que aunque en un principio le pareció relativamente sencilla, durante la entrevista Meghan Markle comenzó a hablar sobre toda clase de situaciones las cuales la mantuvieron sometida; fui “ingenua” declaró.

Aprovechó su “libertad” para aclarar varios asuntos de los cuales había sido culpada, principalmente su conflicto con Kate Middleton, la esposa del príncipe William, a la que se creía Meghan Markle había hecho llorar, cuando en realidad fue al revés.

“Se disculpó, me trajo flores y se responsabilizó por ello” aclaró Meghan Markle; sin embargo, ante las cámaras, a pesar de que toda la familia real lo sabía, nadie quiso apoyarla.

¿Discriminación en la familia real?

Durante esta primera parte de la entrevista, en donde Meghan Markle estuvo a solas con la conductora estadounidense Oprah Winfrey, la actriz habló sobre lo insegura que se sentía dentro de la familia y más cuando reveló que estaba embarazada.

De acuerdo con Meghan Markle, durante los últimos meses de su embarazo, le dijeron que su hijo Archie no iba a recibir seguridad ya que no tendría el título de Príncipe.

Según explicó Meghan Markle, el no aceptar el título fue una decisión interna, aunque la prensa pensaba que esto había sido decisión de ellos; Markle cree que tuvo que ver con el “tono de piel”:

“Durante esos meses en los que nos hablaban sobre si recibiría un título, también hablaban sobre cuán oscura sería su piel.”

Meghan Markle

Fotografía: tomada de video